Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“El único día que no estudié del curso fue el previo a selectividad”

La viguesa Andrea Sampedro Hamilton tiene la 8ª mejor nota de la ABAU en la parte obligatoria. Toca el violín y estudiará Matemáticas en Madrid

Andrea (a la derecha) y su hermana gemela, Laura MARTA G. BREA

Está leyendo una novela de Almudena Grandes y toca el violín, con el Grado profesional adquirido en el Conservatorio. Aunque la joven Andrea Sampedro no encuentra mucha relación entre las Matemáticas y la Música – “más allá de que involucran las mismas áreas del cerebro”–, rompe los tópicos de que “las de Ciencias” solo se interesan por fórmulas y números... y menos por las artes. Tanto es así, que asegura que su libro preferido es el “Romancero gitano”, de Federico García Lorca: “Leo más o menos de todos los géneros y me encantan los clásicos”. Esta viguesa a la que motivan las matemáticas y que está entre el ‘top ten’ de alumnos con mayor puntuación en la ABAU, también ha logrado matrícula de honor (su nota de Bachillerato es 10) en el Instituto Santa Irene. Ahora, es la octava mejor puntuada en la nota de las asignaturas obligatorias –comunes– de la prueba de acceso a la universidad, con un 9,65. Eso sí, empata con otros cinco alumnos gallegos. Asegura que el tiempo no le llegó para completar algunos exámenes de literatura o historia como le gustaría, pero le sobró para los de Ciencias.

“El único día del curso que no estudié fue el anterior a la Selectividad...”

decoration

A pesar de las decenas de felicitaciones y enhorabuenas, Andrea tiene su ‘espinita’ particular: “No saqué un diez en Matemáticas, solo un 9,25”, lamenta, “debí de equivocarme en alguna cuenta... me dio un poco de rabia”. Aunque huye de los plannings y aburridos calendarios que fijen a rajatabla las horas de estudio, asegura que sí hincó los codos. “Todo el tiempo que tuve”, reconoce. “El único día del curso que no estudié fue el anterior a la Selectividad...”, sonríe.

La joven cuya nota final ponderada se acercará al 14 (13,71) tiene claro lo que quiere estudiar: un grado de Matemáticas en Madrid. “Luego decidiré si quiero seguir con un doble grado”. Andrea recuerda que siempre le gustaron la que para muchos es una ‘asignatura hueso’. “Me parece muy divertida y tiene salidas laborales muy diversas”, comenta. Eso sí, no quiere ser profesora. Reconoce que este curso fue duro. “Iba en último curso también de Grado profesional en el conservatorio, de violín y fue difícil compatibilizarlo”, explica.

Mientras repasa fotos recientes: retratos en la casa natal de Miguel de Cervantes en Alcalá de Henares o su graduación, entre otras, en las que está siempre acompañada. ¿Y esa chica que parece un clon pero con el pelo más largo? Resulta que Andrea no fue el único bebé que llegó al mundo en su familia aquel febrero de 2004. Su compañera de vida y vivencias desde la hora de nacer es su hermana gemela Laura. Otro brillante expediente académico del que presumir. Ayer posaban en la casa de sus abuelos, juntas. Con su madrina –que es profesora de matemáticas– las dos hermanas lo celebrarán con unos días de vacaciones en Londres.

Andrea, izquierda, con su familia MARTA G. BREA

Dos gemelas de 10 en el IES Santa Irene

Andrea (a la izquierda) y Laura comparten apellido y, prácticamente, ADN. Ambas fueron alumnas de ‘matrícula’ en el IES Santa Irene, donde su nota de Bachillerato es idéntica: un 10. Pero distinta es su vocación: Andrea elegirá “Mates” y Laura, Medicina. Ambas acabaron en el Conservatorio, una violín, la otra, piano.

Compartir el artículo

stats