Un funcionario acusado de malversación de caudales públicos aceptó un año de prisión y devolver los 53.839 euros más intereses –74.412 euros– de los que se apropió indebidamente mientras trabajaba en el área de contabilidad de la Fundación Pública Urxencias Sanitarias 061-Galicia.

El juicio no se celebró, ya que acusado y Fiscalía han llegado a un acuerdo de conformidad que rebaja la petición inicial del Ministerio Público debido a varios atenuantes. No entrará en prisión si abona la multa y no delinque en 2 años.