Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El 40% de los sustitutos de Informática en Secundaria renunció a trabajar este curso

De 378 suplentes en formación profesional e institutos, 156 rehusaron cubrir una plaza | El trabajo en empresas, la cualificación exigida y la falta de vocaciones, entre las causas

Aula de un ciclo superior de FP de Informática en Vigo. | // MARTA G. BREA

Cuatro de cada diez profesores de Informática de las listas de sustitución en la enseñanza secundaria –que usa la administración autonómica cuando quedan vacantes–, renunciaron a trabajar este curso 2021/2022, según datos oficiales de la web la Consellería de Educación. De de los 378 docentes de informática que se inscribieron para dar clase en secundaria –ya fuese en formación profesional o institutos– hasta 156 rechazaron la plaza (41%); mientras que, de los 348 titulados que se inscribieron en exclusiva para impartir en ciclos de FP, 142 dijeron que no (40%).

En la actualidad, solo 13 profesores inscritos en la lista para toda Galicia están libres pero, de ellos, 10 tienen restricciones de zona (es decir, no aceptarían moverse por toda la geografía gallega). Por contra, en este momento próximo al final de curso, no hay tampoco ninguna vacante en Informática, según el registro de Educación.

El director de la Escola Superior de Enxeñaría Informática, Francisco Javier Rodríguez, reconoce que “el mercado laboral tiene una alta demanda de profesionales de la informática y el sueldo es algo mayor [en la empresa privada]”. Asimismo, el perfil del profesional docente e informático tiene una componente vocacional que no se reúne en todos los casos. La situación se promete difícil porque, al mismo tiempo, los estudiantes que demandan ciclos de esta materia no dejan de crecer.

Por citar un ejemplo, el profesor del CIFP de A Carballeira de Ourense,Raúl Piñeiro, docente en un ciclo de informática, razona sobre algunas de las razones del rechazo a las sustituciones: “En Galicia, cada poco tiempo se abren las listas. Los profesores se inscriben, pero normalmente tienen otro empleo ,y cuando les llaman, no van. ¿Por qué? Pues porque en Informática, por suerte, el trabajo sobra a día de hoy. Hay más oferta que demanda... y los docentes renuncian. También, porque quizás la sustitución es solo de 15 días y no interesa dejar un trabajo a jornada completa a veces cerca de tu casa para ir a trabajar haciendo sustituciones por toda Galicia”, razona.

Por su parte, el presidente del Colegio Profesional de Ingeniería en Informática de Galicia, Fernando Suárez Lorenzo, coincide en destacar la escasez de informáticos –en general–. Una problemática que también sufren las empresas. “En tiempos de déficit, los profesionales se revalorizan”, matiza. Destaca la falta de trabajadores formados y “cualificados en concreto en materias como Ciberseguridad”. Y, como en una espiral, la falta de profesionales traspasa a la enseñanza.

Es una problemática que –asegura– viene de lejos y tampoco tiene mucho viso de solución, avanza. Los salarios en la enseñanza son “relativamente buenos” y prácticamente similares entre comunidades. Pero Suárez no olvida que “está en juego la competitividad, por lo que las empresas pueden pagar más y también que los profesionales a veces están más enfocados al desarrollo de productos y servicios y menos, a impartir docencia”. En ese punto, con cierta autocrítica, Suárez sí incide en que se podría fomentar más que haya “formadores de formadores”. “No hay una capacitación muchas veces para transmitir ese conocimiento. A veces, el profesorado requiere de una actualización de conocimientos muy inmediata”, añade. Del mismo modo, profesores con formación en Matemáticas o Física renuncian a veces a plazas de sustitución de ciclos de informática muy específicos en FP por su complejidad técnica.“Es la pescadilla que se muerde la cola, porque si no generamos profesionales, no vamos a tener luego trabajadores y eso lo van a sufrir las empresas, su competitividad y al final, toda la sociedad. Nos jugamos el futuro del país”, advierte Suárez.

Matemáticas: 22% renuncian

Matemáticas, otra de las disciplinas tradicionalmente vinculada al a educación pero que hoy tiene una gran salida en el mercado privado, es otro de los ejemplos: un 22% de profesores de matemáticas de secundaria rechazaron su plaza este curso: fueron 257 docentes de 1.175 inscritos en la lista de sustitución.

Y tampoco se trata de una situación exclusiva de Galicia. Es, más bien, un problema global. Recientemente, en Cataluña los docentes denunciaban que –con los nuevos grupos que se abrirán cara al curso 22-23– se necesitarán 90 docentes más de informática. Las complicaciones para encontrar informáticos dispuestos a trabajar como docentes han trastocado incluso el inicio de las clases en algunos grupos de ciclos de formación profesional de Castilla León ya este curso. Sirva de ejemplo que en las listas ordinarias solo había dos profesores disponibles, pero ambos con restricciones de movilidad geográfica.

Empresas demandan más alumnos de prácticas

Alguno de los formadores de ciclos de FP reconoce que las empresas demandan más alumnos de prácticas procedentes de ciclos de informática. Es más, que se producen –en ocasiones– tiras y afloja entre ellas, debido a la elevada demanda de profesionales. También ejemplifica como “lucha” por contratar a personal cualificado el presidente del Colegio Profesional de Ingeniería en Informática de Galicia, Fernando Suárez Lorenzo. Pero no son los únicos. Recientemente, FARO publicaba las dificultades de encontrar profesionales para ciberseguridad. “Dentro de unos años, las empresas y administraciones públicas que necesiten servicios de ciberseguridad no van a encontrarlos. En el futuro tendremos problemas para ayudar a las empresas locales a protegerse. No va a haber profesionales suficientes, porque se habrán ido fuera de España y no hay una solución rápida”. Era el dibujo poco alentador que hacía el CEO de la empresa Tarlogic, Andrés Tarascó tras aplaudir la formación con la que salen los alumnos del Máster de Ciberseguridad en Galicia. El problema es que “no son suficientes para cubrir la demanda de servicios profesionales”, expresaba. Por eso, las empresas ya se fijan en los conocimientos y las destrezas del empleado (el trabajo es un acelerador de su formación) para los “fichajes”. “Con la lucha de talento global, todos nos peleamos por tener los mejores profesionales. El problema es que otro tipo de mercados como EE UU están dispuestos a pagar mucho más de lo que se paga en España por estos servicios y también por desarrollos”, explicó.

Compartir el artículo

stats