La Xunta ofertará 10.336 plazas de empleo que pasarán de interinas a fijas dentro del proceso de estabilización obligado por la legislación estatal. De ellas, 8.701 puestos se asignarán a personal que trabaja para la administración gallega sin plaza fija sin necesidad de examen, solo con concurso oposición. Otras 1.635 sí requerirán una fase de concurso oposición. De esa forma, el porcentaje de temporalidad se situará “muy por debajo” del 8% marcado como objetivo por el Gobierno, según el presidente de la Xunta, Alfonso Rueda.

El Consello dio luz verde ayer a la convocatoria de esta oferta pública de empleo, que eleva la cifra de las 8.750 plazas previstas a comienzos de mes.

Del total, 6.480 corresponden a la administración general, 2.568 al Sergas (1.808 se cubrirán sin examen) y otras 1.281 al ámbito educativo.

Por otra parte, el Consello aprobó también la nueva estructura organizativa del gobierno autonómico tras la toma de posesión del equipo de Rueda. Entre las novedades destaca que la Consellería de Medio Rural asumirá la Axencia Galega da Industria Forestal (que era competencia de la Vicepresidencia segunda) y la Axencia para a Modernización Tecnolóxica de Galicia (Amtega) pasará a depender de Facenda y no de la Presidencia.