La recién elegida secretaria general del PP gallego, Paula Prado, aseguró ayer que su labor como número dos de Alfonso Rueda buscará preservar el “legado” del expresidente de la Xunta y del partido Alberto Núñez Feijóo, pero al tiempo dijo que “implantará” algunas “cosas”. “Mi estilo se conoce, porque llevo desde 2009 en la cámara y ya ejercí como portavoz”, declaró Prado, a preguntas de los medios sobre cómo afrontará esta nueva etapa en un partido en el que, como recordó, ya ejerció cuando precisamente el actual presidente de la Xunta era secretario general del PP gallego.

En todo caso, sostuvo que el PPdeG afronta esta etapa “con ilusión, preparación y motivación para seguir ganando, lidere quien lo lidere”, porque “el partido está por encima de las individualidades”. “Somos conscientes de la responsabilidad para la que fuimos elegidos, con trabajo, con decisión y con más aciertos que errores, por el bien de Galicia”, sentenció.

Paula Prado ejerció ayer como portavoz parlamentaria del PP a la espera de cómo evolucione el titular, Pedro Puy, quien sufrió un infarto en la primera sesión de investidura de Alfonso Rueda. Cuando se reincorpore se tendrá que reestructurar el grupo, dado que el viceportavoz Miguel Tellado, se va al Senado y la otra viceportavoz, Elena Candia, ascenderá a vicepresidenta primera de la Mesa del Parlamento en sustitución de Diego Calvo, ahora conselleiro.

La número dos del PPdeG se defendió de las críticas de la oposición porque su partido designe hoy en el pleno a Feijóo y Tellado como senadores autonómicos. “Quién mejor para defender a Galicia en la Cámara Alta que quien tiene el plus de haber sido revalidado por los gallegos hace dos años en las urnas con la cuarta mayoría absoluta, y después de haber gobernado la comunidad los últimos 13 años”, argumentó.

La portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, confirmó que su formación “no” apoyará la designación como senadores autonómicos de ambos cargos del PPdeG, argumentando que “en política no vale todo” porque su nombramiento responde únicamente a intereses internos del partido.

Y el PSOE censuró que ninguno de los dos vaya al Senado para “defender” lo intereses de Galicia, sino a “defender los del PP e intentar desgastar al presidente del Gobierno Pedro Sánchez”.