El acceso a las mismas pruebas de imagen y laboratorio que los especialistas hospitalarios era una reivindicación reiterada de los médicos de familia. En teoría, desde mayo el Sergas daba luz verde a hacerla realidad. No obstante, ayer desde Agamfec (Asociación Galega de Medicina Familiar e Comunitaria) trasladaron su “indignación” y “frustración” porque “no hay cambios en la realidad diaria”.

Aseguran que en Santiago la situación sigue “igual”, pero que la situación más “denigrante” se da en Pontevedra, dado que los médicos de atención primaria de esa área, aseguran, “tienen que pedir permiso, a través de una interconsulta al laboratorio, para pedir ciertas pruebas”.

“Lo verdaderamente grave”, cuestionan, “es la inequidad, no solo de los médicos, sino, fundamentalmente, de la población, que, según donde viva, podrá, o no, acceder a ciertos servicios”.