Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las bajas por COVID costaron en Galicia 178 millones de euros

En dos años hubo más de 223.000 permisos por enfermedad vinculados al coronavirus

Trabajadores en una obra en Ourense. INAKI OSORIO

Las bajas laborales por COVID costaron en Galicia al menos 178 millones de euros en dos años. Ésta es la factura que deja la pandemia a empresas, trabajadores y administración. Entre 2020 y 2021 los permisos por incapacidad laboral vinculados al coronavirus superaron los 223.000 en la comunidad autónoma. El coste medio por cada baja fue de 794 euros, según un estudio del Observatorio de Gestión Pública liderado por el Colegio Oficial de Gestores Administrativos de Madrid.

Según explican, el cálculo que han realizado es “de mínimos”, de manera que es muy probable que el coste final supere la cifra de los 178 millones de euros.

En 2020 se produjeron en Galicia 92.917 bajas, según los datos del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. Y el pasado año la cifra fue incluso superior alcanzando los 130.858 permisos por COVID.

La duración media de estas bajas se situó en el primer año de pandemia en más de 16 días, mientras que en 2021 el tiempo se redujo a 14,74 días. Galicia está entre el grupo de comunidades con las bajas por COVID más largas, según los datos del Gobierno.

Cálculo

Para calcular el coste real de estas bajas se debería saber el salario que percibe cada trabajador. Como esto no es posible, el Colegio de Gestores Administrativos utilizó como base el salario mínimo interprofesional de 2020 para el cálculo de la factura de la pandemia en los dos últimos años. “El cálculo hace referencia así a un coste mínimo que, con total seguridad, ha sido mayor”, aclaran.

Y no se incluyen las bajas de 2022, que durante los primeros meses del año fueron también numerosas. La facilidad para el contagio de las últimas variantes del coronavirus ya provocó el pasado mes de diciembre que las bajas laborales se multiplicaran por siete en Galicia con respecto a noviembre, pasando de 3.300 a 24.100. Pero recién estrenado 2022, el incremento se intensificó hasta el punto de que al día se tramitaron hasta 6.000 bajas.

Además del coste para empresas, trabajadores y administración, estas bajas colapsaron los centros de salud. A principios de año se implantó un nuevo modelo por el cual dejó de ser el personal sanitario el que debía confirmar la infección y la Xunta daba por bueno el resultado de los test de autodiagnóstico que se hacían los ciudadanos.

A principios de año las bajas laborales por COVID superaron el 10 por ciento de las plantillas en sectores estratégicos gallegos como la industria, el metal, la construcción o el textil.

Detectives

Y, en esta situación, surgió la picaresca por parte de algunos trabajadores que se declaraban enfermos de COVID sin estarlo, lo que obligó a algunas empresas a contratar detectives para combatir el falso “escaqueo”.

Desde marzo ya no son obligatorias las cuarentenas por COVID y solo se le da la baja a los trabajadores contagiados que tengan síntomas, de manera que los empleados con coronavirus que se encuentren bien deberán acudir a su puesto de trabajo. Esto reducirá significativamente los permisos por incapacidad temporal vinculados a la pandemia.

Pero la factura que deja el COVID es abultada. En toda España se eleva a 4.828 millones de euros y eso sin contar el coste de las sustituciones necesarias para cubrir estas bajas. Si se incluyesen, el importe total se elevaría a 9.201 millones de euros, según el Colegio de Gestores Administrativos.

Compartir el artículo

stats