Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El reciclaje gallego mira a Dinamarca

En la planta danesa de valorización se puede practicar esquí al aire libre durante todo el año, con plástico ecológico. |

Si alguien de paso por Dinamarca mañana quisiera practicar esquí al aire libre –se puede todo el año, porque se hace sobre una superficie de plástico ecológico–, desde lo alto de una planta de valorización energética podría hacerlo por 50,38 euros la hora, con equipación incluida y previa reserva, en CopenHill. Así se llama la planta con vistas panorámicas de Copenhague, ubicada en el centro de la ciudad, cuya azotea se ha transformado en una pista de esquí de tres niveles y cuyo techo tiene 85 metros de altura.

Pues bien, esta moderna incineradora es un reconocido “posible modelo de inspiración” para Galicia, después de una visita que la pasada semana realizó la directora general de Calidad Ambiental, Sostenibilidad y Cambio Climático de la Xunta, Sagrario Pérez, y el presidente de la empresa mixta de gestión de residuos Sociedade Galega do Medio Ambiente (Sogama), Javier Domínguez. Tras la reunión técnica, anunciaron que podrían “compartir sinergias”.

El presidente de Sogama, Javier Domínguez, y la dir. xer. de Calidade Ambiental, Sostibilidade e Cambio Climático, Sagrario Pérez.

Ya no era la primera vez que visitaban esa central eléctrica de conversión de residuos en energía. Al menos, lo hicieron en otra ocasión el mes de noviembre pasado cuando la conselleira de Medio Ambiente, Ángeles Vázquez, estuvo en Dinamarca con otras autoridades autonómicas para intercambiar experiencias sobre eficiencia energética, construcción sostenible y desarrollo de agenda urbana. Y es que Copenhill sigue el mismo modelo de valorización energética que Sogama. Pero a mayores, cuenta con varias rutas de senderismo, las citadas pistas de esquí artificial y un muro de escalada en la fachada; es decir, potencia su vertiente social y lúdica para vecinos y turistas. Y está inserta dentro de la ciudad.

Esa vanguardia no es solo una cuestión estética o lúdica. La planta danesa, propiedad del municipio de Copenhague y otros cuatro del área de la capital, es la más efectiva desde el punto de vista energético de este país nórdico y es capaz de incinerar hasta 70 toneladas por hora para generar electricidad y calefacción para unos 150.000 hogares. ¿Y la de Sogama? La producción total de energía eléctrica que aparece en el Resumen ejecutivo de 2021 de Sogama son 475.856 MWh, que se obtienen también de la valorización energética de residuos: queman 500.000 toneladas anuales, de las 800.000 toneladas de residuos que reciben. Y esa electricidad, que se distribuye al mercado como cualquier otra central eléctrica – Naturgy forma parte del accionariado de Sogama– vale para abastecer el 12% de los hogares gallegos. O, lo que es lo mismo, “abastecer las viviendas equivalentes a la principal ciudad gallega, Vigo, y a toda su industria”, según fuentes consultadas. Habida cuenta de que el último censo de viviendas del INE sitúa en el capital olívica 143.638 hogares, las cifras serían similares.

Sogama asegura que gracias a la energía producida, puede reducir el canon en Galicia de la actividad, pero no sería posible la transferencia de calor a viviendas debido a la lejana ubicación de la planta.

El objetivo que anunciaron ahora desde la Xunta será analizar ambos modelos, con sus similitudes y diferencias y estudiar posibles colaboraciones. De las doce plantas de este tipo que hay en España, la de Cerceda es la que tiene la mayor capacidad –1 millón de toneladas al año– y se proclama como la más moderna y eficiente. “

“Los datos de Dinamarca son muy buenos, queremos analizar si podemos trasladar legislación, nuevas técnicas, tecnología e innovación para intentar llegar a esos objetivos de reciclaje que nos marca la Unión Europea”, explicó Javier Domínguez, que destacó que la planta danesa manda al vertedero un uno por ciento, recicla casi un cincuenta por ciento y valoriza el resto”. Los datos de Sogama aún son inferiores en el porcentaje que envía a centros de reciclaje –300.000 toneladas actuales de las 800.000 que recibe–-.

9.328 toneladas van al vertedero, un 8% del dato de 2008

Además de los buenos datos de reciclaje, la planta danesa solo envía al vertedero –desechos que ya no se pueden reciclar ni valorizar energéticamente– un 1% de los residuos que les llegan. El dato de lo que se envía en Galicia es aún más abultado: fueron un total de 9.328 toneladas en 2021.

Eso sí, fuentes de Sogama señalan que se trata del 8% de lo se envíaba al vertedero en 2008, lo cual habla de las mejoras efectuadas en la planta y las eficacia del sistema. “En 2008 se enviaban 438.379 toneladas”, indican.

Compartir el artículo

stats