Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las normas antiCOVID de los "coles" se relajan

El nuevo protocolo defiende la efectividad de la ventilación e incide en recomendar no acudir al centro ante síntomas del virus, pero elude la distancia

Una imagen de la vuelta al “cole” el pasado septiembre. | // XOÁN ÁLVAREZ

La huella de la pandemia se va borrando poco a poco de los centros de enseñanza, que en lo peor de la crisis sanitaria tuvieron que recurrir a la telenseñanza para salir adelante. En febrero se relajó el uso de la mascarilla en los colegios, aunque la Xunta la sigue aconsejando en el interior de los inmuebles. En marzo, las autoridades sanitarias acordaron eliminar la recomendación de cuarentena de los contactos estrechos. Ahora, la Comisión de Salud Pública ha dado un paso más al aprobar un nuevo protocolo que relajan más las medidas de seguridad en los centros educativos: en él ya no se habla de la distancia mínima interpersonal de 1,2 metros, se permite la interacción de los niños que conforman grupos burbuja no solo en los patios, sino también dentro de los edificios, y se otorga el visto bueno a que los padres puedan volver a encontrarse cara a cara en los docentes en las tutorías.

Los cambios están recogidos en un documento aprobado con fecha de 3 de mayo y que Galicia aplicará. Desde la Consellería de Sanidade indican a este diario que el documento es de obligado cumplimento. En él se recogen aprendizajes derivados de la experiencia y, entre ellos, los expertos destacan la identificación de “mejoras” como el fortalecer la recomendación de no asistencia al centro educativo ante síntomas de COVID –y lo mismo valdría, señalan– para cualquier otra dolencia infecciosa “aguda y potencialmente transmisible”– y la de “mejorar” las condiciones de ventilación de los centros.

La efectividad de la ventilación

Precisamente esta es una de las medidas que ahora más se enfatizan, dado que es una de las de “mayor efectividad”, aunque el documento puntualiza que las soluciones “se irán actualizando cuando sea necesario” y, de hecho, apuntan que, para dar “una respuesta rápida” a cualquier cambio en las medidas “respecto a la distancia personal y la limitación de contactos”, ven “necesario” mantener la reorganización del centro durante este curso o poder llevar a cabo su implementación inmediata cuando sea preciso. Además, deja margen a las comunidades para valorar “medidas específicas” en caso de que entren en niveles superiores de riesgo al actual.

Por ahora, las nuevas reglas del juego incluyen la supresión de la distancia interpersonal de 1,2 metros –ya no figura en el texto– y el permiso para que los grupos de convivencia estable que rigen en las etapas de Infantil y de Primaria puedan interacciones entre sí tanto en el patio como dentro del edificio. En el caso de las etapas superiores, como ESO, FP y Bachillerato, se permite que los grupos y aulas puedan interaccionar entre sí en interiores y exteriores. Para todos ellos se mantiene una única excepción: los comedores escolares.

Visitas familiares

Además, los centros volverán a abrirse a las familias. Se les permitirá el acceso no solo a los espacios al aire libre –en los que se sigue recomendando realizar “siempre que se pueda” los eventos deportivos y las celebraciones–, sino también en interiores, y no únicamente para llevar y recoger a los niños, ya que se permiten reuniones de tutoría individual en zonas “bien ventiladas” y cumpliendo las medidas de prevención e higiene que estén vigentes en cada momento.

En relación a la higiene, apuntan solo que esta será “correcta” y se suprime la apostilla de cinco veces al día como mínimo. Además, autorizan que se compartan objetos entre grupos de convivencia estable o aulas del mismo o de distinto nivel educativo “asegurando una correcta higiene de manos”. Respecto a la limpieza, mantienen que se “intensificará”, pero deja la norma general que se realice una vez al día, “reforzándola” en aseos y comedor y zonas más concurridas.

Compartir el artículo

stats