Galicia fue a la contra climática el pasado mes de abril. Mientras España registraba un mes de primavera frío y húmedo –el vigesimoquinto abril más frío desde el comienzo de la serie en 1961 y el cuarto de este siglo, por detrás de los meses de abril de 2012, 2004 y 2009–, además de notoriamente húmedo, en la comunidad se vivió un abril cálido y seco. Así se recoge en el balance climático mensual de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

“En puntos de Galicia, abril llegó a resultar cálido” explica el organismo dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. “Resultó muy frío en el cuadrante sureste peninsular y frío en el resto del sur y centro de la España peninsular”, explican. Con una temperatura media sobre la España peninsular de 11,1°, fue 0,3° por debajo de la media del valor de referencia.

Más lluvia en el norte

Texto Pero el abril gallego no solo fue anómalo en eso. La precipitación acumulada en abril fue superior al valor normal en prácticamente todo el levante peninsular, Aragón, Navarra, La Rioja, País Vasco, zonas de Asturias, Castilla-León, Andalucía, Canarias e Ibiza. El mes era húmedo en casi toda la Península, Baleares y Canarias –llegando a ser muy húmedo en el sur de Cataluña, gran parte de Aragón, en la Comunitat Valenciana, Murcia, Almería, Granada, gran parte de Castilla-La Mancha, sur de Madrid, puntos de Castilla y León y la cornisa cantábrica, así como la isla de Ibiza y el archipiélago canario. Hasta 67 mm, un 104 % del valor normal de la media Y, por el contrario, fue seco en Galicia, solo junto al norte de Cataluña, puntos de Extremadura, y sur de las provincias de Huelva y Málaga. Esta información se ve claramente en el mapa del que dispone la Aemet y en el que se ven grandes áreas en naranja y amarillo por la falta de precipitación.

“Tras un mes de marzo muy húmedo, el pasado abril sigue la tendencia de más precipitaciones que la media”, indica el último informe climático.