Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El gasto autonómico en servicios y personal se desvió en 349 millones del presupuesto por el coronavirus

Las inversiones previstas en 2021 solo se ejecutaron en un 56% ese año y Facenda alega que se financian proyectos plurianuales

Covid Auto en Vigo ALBA VILLAR

Los gastos en personal y los corrientes en bienes y servicios del presupuesto de la Xunta experimentaron el pasado año un desvío, con respecto a las previsiones aprobadas por el Parlamento, de casi 349 millones de euros, según revelan los datos de ejecución divulgados por el Ministerio de Hacienda. La razón de este incremento sobre las cuentas se debe, según indica la Consellería de Facenda, al refuerzo del personal y de los servicios motivado por la pandemia. En cambio, las inversiones reales quedaron muy por debajo de la programación, pues el gasto ejecutado apenas llegó al 56% sobre los 1.531 millones de euros presupuestados inicialmente.

La Xunta ya había programado en sus cuentas anuales un sobreesfuerzo de gasto para atender los efectos de la crisis sanitaria, igual que pasó en 2020, pero a lo largo del año las partidas fueron aumentado conforme lo hicieron también las necesidades.

Inicialmente, el crédito destinado al personal era de 4.306 millones de euros, pero finalmente el desembolsó ascendió a 4.491 millones por la conveniencia de hacer más contrataciones, lo que supuso 186 millones más y un incremento del 4,3%, según la información del Ministerio de Hacienda. En cuanto al capítulo destinado a los gastos corrientes en bienes y servicios, se pasó de una previsión de 2.012 millones de euros a 2.175. Fueron 163 millones más, lo que representó un 7,7% de desvío presupuestario.

Refuerzo de servicios y más contrataciones

“En el año 2021 se reforzaron los gastos corrientes de los servicios públicos, especialmente en el Sergas, motivado por la pandemia. Y dentro de ellos, se reforzaron también los gastos de personal con el fin de atender todas las necesidades de los servicios públicos derivados de la crisis sanitaria”, explica la Consellería de Facenda, que precisa además que mientras en el año 2020 el desembolso presupuestario extraordinario correspondió a tres trimestres (desde marzo hasta diciembre), en 2021 los protocolos COVID se aplicaron durante todo el ejercicio.

No obstante, el gasto derivado de afrontar la pandemia fue superior a estos 349 millones. En los 22 meses que transcurrieron desde la declaración del estado de alarma, a mediados de marzo del 2020, y el cierre del ejercicio del 2021, la pandemia generó una factura adicional de 1.515 millones de euros, de los que una gran parte procedió de transferencias del Estado, por lo que la Xunta no tuvo que hacer recortes en otros capítulos.

Baja inversión ejecutada

En todo caso, la partida destinada a las inversiones reales se quedó en un nivel bastante bajo de ejecución. Había presupuestados inicialmente algo más de 1.531 millones de euros, pero a final de año el compromiso de gasto ascendía solo a 951 millones, lo que supone un grado de ejecución, siempre según los datos del Ministerio de Hacienda, del 56%.

Ante estas cifras, la Xunta alega que la inversión en términos absolutos de 2021 fue superior a la de 2020 y que si en porcentaje de ejecución fue menor es debido a que se cuenta con fondos europeos que se van a destinar a proyectos cuya realización se extiende por varias anualidades. “Por tanto, es habitual que la ejecución se concentre en los últimos años del periodo. Además, el plazo para ejecutar esos fondos concluye en diciembre de 2023”, asegura la Consellería de Facenda.

Compartir el artículo

stats