Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Feijóo se despide del Parlamento y del Consello de la Xunta: “Serviré a Galicia”

El presidente dimitirá mañana para iniciar el proceso para que lo releve Rueda. Esgrime su rebaja de impuestos como legado ante las críticas de la oposición, que le afean los recortes

Ana Pontón se acercó a Feijóo para despedirse, ayer en el pleno del Parlamento. | // XOÁN ÁLVAREZ

Alberto Núñez Feijóo se despidió ayer del Parlamento y hoy presidirá su último Consello de la Xunta tras 13 años al frente del gobierno autonómico. Dimitirá mañana de su cargo para iniciar el proceso de relevo que elegirá al vicepresidente primero, Alfonso Rueda, como su sucesor y dejará así la política gallega tras casi dos décadas para centrarse en el liderazgo del PP a nivel estatal y en su objetivo de relevar al socialista Pedro Sánchez como presidente del Gobierno tras las elecciones generales de finales del año que viene.

Diecisiete años después de tomar posesión como diputado, Feijóo afrontó ayer su última intervención como presidente de la Xunta en la Cámara, a la que volverá para apoyar a Rueda como sucesor. “Fue un honor”, finalizaba su discurso.

Feijóo destacó el “orgullo” de su periplo al frente del Ejecutivo autonómico en el último cara a cara con los portavoces de BNG y PSdeG en el Parlamento gallego. “Nunca agradeceré lo suficiente la confianza y el cariño que recibí de los gallegos. Esta semana presentaré mi dimisión como presidente de la Xunta, pero siempre llevaré con orgullo mi condición de gallego. Allá donde esté serviré a Galicia. Siempre seguiré sirviendo a la terra nai, se despidió.

Esta mañana Feijóo presidirá su último Consello de la Xunta, en el que aprobará el anteproyecto de Lei de Áreas Empresariales. Ayer avanzó que dimitiría “esta semana”. Hoy, además del Consello, tiene otros dos actos, por lo que la renuncia se formalizará mañana para que el presidente del Parlamento active el proceso de relevo el lunes.

La sesión de control tuvo un aroma a despedida, pero también a corolario. Feijóo sacó pecho tras cuatro legislaturas con mayoría absoluta desde 2009, 13 años de gobierno durante los cuales lidió con dos crisis: la financiera causada a nivel global por la caída del banco estadounidense Lehman Brothers y la pandémica, vinculada al COVID-19.

Defendió, sobre todo, sus rebajas fiscales. “Bajamos seis veces el impuesto de Transmisiones, 4 el de Sucesiones, 6 el del IRPF y dos veces el de Patrimonio”, relató al portavoz parlamentario socialista, Luis Álvarez. “Nosotros los bajamos y ustedes los suben”, añadió el todavía presidente de la Xunta, que cifró esas rebajas en 1.200 millones de euros. También cuestionó la rebaja del precio de la luz autorizada por la UE en España. “¿Quién la va a pagar?”, se preguntó.

La deuda pública también generó debate, pues Galicia la aumento en 6.500 millones, aunque Feijóo matizó que se trata del menor incremento autonómico.

Álvarez también le reprochó que deje su cargo sin cumplir su mandato, “con 1.000 médicos y 1.400 profesores menos” y sitúe en su puesto “a un presidente en prácticas”, en alusión a Rueda, que la segunda semana de mayo tomará posesión con la incógnita de los cambios que acometa en el equipo de gobierno. El día 22 asumirá la Presidencia del PPdeG. Hoy presenta sus avales en la sede del partido.

Por su parte, Pontón acusó a Feijóo de “dejar una Galicia peor que la que recibió”, con una Atención Primaria “colapsada” y un legado: “Bajar la calidad de vida de los gallegos y debilitar lo público”. Le deseó “lo mejor en lo personal” a Feijóo, a quien se acercó a saludar, y exclamó: “Galicia tiene hambre de cambio, un cambio real que el BNG aspira a liderar frente a un PP que representa el pasado”.

Compartir el artículo

stats