Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La mitad de los gallegos admiten no estar preparados para la revolución digital

Cuatro de cada diez creen que serán sustituidos por máquinas en su puesto de trabajo | Galicia, la comunidad con mayor descontento con la administración electrónica

Una trabajadora en el Centro de Supercomputación de Galicia. | // XOÁN ÁLVAREZ

La innovación y las nuevas tecnologías son el futuro. Sin embargo, la revolución digital causa temor e inquietud entre buena parte de los gallegos. Casi la mitad de los trabajadores de Galicia admite que no se siente preparado para competir en un mercado de trabajo automatizado y con fuerte presencia de las TICs (Tecnologías de la Información y la Comunicación). Además cuatro de cada diez empleados teme ser sustituido en su puesto de trabajo por un robot en un horizonte de quince años.

Así lo desvela la Encuesta sobre la Percepción Social de la Innovación que ha realizado la Fundación Cotec, integrada por empresas privadas y administraciones regionales y locales.

Solo el 53,2 por ciento de los trabajadores gallegos se ve preparado para afrontar la revolución digital. Es el cuarto porcentaje más bajo de toda España. Según esta encuesta, los empleados gallegos serían los menos preparados para la transformación tecnológica de sus puestos de trabajo, solo por detrás de Castilla-La Mancha, Navarra y La Rioja. En el lado opuesto estarían catalanes, murcianos y andaluces donde más del 60 por ciento de los encuestados se ven capacitados para afrontar los cambios que se avecinan.

Pero Galicia no solo está a la cola de España, sino que la percepción negativa de no sentirse preparado para competir en un mercado de trabajo automatizado va en aumento. Entre 2021 y 2020 se elevó en dos puntos el porcentaje de trabajadores que no se ven capacitados para la revolución tecnológica.

Las TICs ponen en riesgo además ciertos empleos: los que no se adapten perderán el puesto. Y en esa situación se ven el 42 por ciento de los gallegos. No son, en este caso, los más temerosos de España. En Madrid, por ejemplo, casi el 55 por ciento ve peligrar su empleo por la automatización y los robots.

Pero las nuevas tecnologías no solo son clave para mantener el puesto de trabajo, sino que cada vez son más necesarias para relacionarse, por ejemplo, con la Administración. Sin embargo, la tramitación electrónica se convierte a veces en un quebradero de cabeza para muchos gallegos, sobre todo para los más mayores.

En Galicia el 68,3 por ciento de los encuestados considera que la administración electrónica no ofrece un servicio en línea adecuado. Es el dato más negativo de toda España. En ninguna otra comunidad hay un porcentaje tan elevado de ciudadanos descontentos con la burocracia online.

El envejecimiento y el rural son dos componentes que influyen en las mayores dificultades para adaptarse a las nuevas tecnologías. En este sentido solo el 39,7 por ciento de los encuestados cree que la revolución tecnológica facilitará el desarrollo económico y social de las poblaciones rurales. La mayoría no cree que las TICs sean una oportunidad para los municipios de menor tamaño, una percepción negativa que además se incrementó en 17 puntos en el último año.

En todo caso, con carácter general el 77 por ciento de los gallegos considera positivo la innovación, según la encuesta realizada por la Fundación Cotec.

Berta Caro

Berta Caro FDV

Berta Caro: “Todo pasa ahora por las nuevas tecnologías, hasta si quieres ser arqueólogo”

Berta Caro es miembro de Executivas de Galicia y directora corporativa de Buen Gobierno y Responsabilidad Tecnológica de Tecalis, una firma gallega que desarrolla productos digitales innovadores.

–¿La revolución digital destruirá puestos de trabajo?

–Hay que desmitificarlo. Es producto del desconocimiento pensar que las máquinas nos van a quitar el trabajo. Es todo lo contrario. Estamos generando muchísimos puestos de trabajo. En nuestro sector ahora tenemos más puestos ofertados en el mercado que personas para cubrirlos. Pero todo va a pasar ahora por las nuevas tecnologías, aunque quieras ser arqueólogo, vas a tener que saber muchísimo de plataformas, inteligencia artificial... Eso para los nativos digitales no les va a suponer ningún problema pero para las generaciones de atrás es muchísimo más complicado. En todo caso, las tecnológicas tenemos una gran parte de la responsabilidad, porque se están lanzando heramientas digitales sin pensar en la experiencia del usuario.

–¿Los trabajadores que no se adapten a las nuevas tecnologías se quedarán fuera del mercado?

–Es fundamental que lo hagan. Ahí es cuando entra el riesgo de ser sustituidos por máquinas. Si no eres consciente del beneficio de usar las tecnologías en tu día a día y tu competencia sí es conocedora de los beneficios de la transformación digital en muy poco tiempo esa competencia te adelantará por la derecha.

–Y,por otro lado, comentaba que no encuentran trabajadores altamente cualificados para trabajar en las tecnológicas. ¿Es un problema?

–Es un problema y gordísimo y ahora está más recrudecido que nunca. Esto se ha convertido en un mercado de mercenarios. No existen personas suficientes para cubrir los puestos que se están ofertando y hay además una brecha de género. Cada vez hay menos mujeres en el mundo TIC. Y va a peor.

–¿Por qué ha empeorado?

–Cada vez hay menos mujeres estudiando carreras STEM. Pienso que no hay referentes. Además si los que desarrollan las tecnologías son todos hombres se crea un sesgo de género.

–¿Se debe preparar desde el colegio a los alumnos para esta transformación digital?

–Absolutamente necesario. No solo para el manejo de la tecnología sino a nivel de ciberseguridad.

Compartir el artículo

stats