Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La corrección "a la carta" de la selectividad castiga a Galicia con las peores notas de España

Las mayores opciones en el examen por el COVID elevan 3 décimas la media, pero sigue en el furgón de cola | La ABAU supone 1,3 puntos menos que el expediente del instituto

Alumnos realizando los exámenes de la ABAU en la UVigo ALBA VILLAR

Se han sucedido ya unos cuantos años y ministros y conselleiros en el cargo, pero Galicia sigue reclamando una selectividad con un “nivel de dificultad” y “parámetros similares” para todo el Estado porque la estructura de las pruebas ABAU “en este momento están generando desigualdad de oportunidades entre las comunidades” y Galicia no sale bien parada. De hecho, el año pasado, con los datos más recientes del Ministerio de Universidades, sus estudiantes volvieron a estar en la cola del desempeño en la prueba.

La necesidad de un cambio se la planteó el actual responsable de Educación de la Xunta, Román Rodríguez, tanto a la ministra de Educación, Pilar Alegría, como al de Universidades, Joan Subirats, hace apenas unas semanas, en sendas visitas de los dos representantes del Gobierno central. Los argumentos esgrimidos por el Ejecutivo autonómico para reclamar una ABAU “más homogénea” no han variado y los recoge un comunicado oficial de Educación: hasta ahora cada comunidad fija unos estándares de dificultad que permiten atenuar o endurecer las pruebas según cada materia, “lo que genera”, adujo entonces el conselleiro, “grandes desigualdades en los resultados y penaliza a aquellas comunidades que requieren más esfuerzo del alumnado”.

En esos encuentros, y aprovechando que habrá que reformular la selectividad para adaptarla a la nueva legislación educativa, Galicia se mostró partidaria de una ABAU (Avaliación de Bacharelato para o Acceso á Universidade) “con parámetros similares” para todo el país, de manera que los resultados de estas pruebas “reflejen niveles similares a los demostrados por el alumnado gallego” en informes como PISA. En el examen promovido por la OCDE, que salió a relucir como fuente de inspiración para la reforma, de cara a ir hacia una mayor apuesta por las competencias, Galicia obtiene el mejor “promedio” de España, alega la Xunta, en los resultados de las competencias matemática, científica y lectora.

Justo lo contrario, o casi, de lo que ocurre si se examinan las actuales notas de selectividad. Con los últimos datos disponibles, relativos a 2021 y recién publicados por el Gobierno, los gallegos son, tras sus compañeros de Baleares, los que registran peor desempeño en la prueba de acceso a la universidad. La media obtenida por los estudiantes de Bachillerato aprobados en la fase general alcanza en la comunidad un 6,56. Aunque el dato es la cifra más alta desde 2015 y casi tres décimas superior al de 2019, último examen realizado con las normas anteriores a la flexibilización por la pandemia –que se tradujo en que los estudiantes tienen mayores opciones a la hora de resolver la prueba–, sigue siendo tres décimas inferior a la media estatal y el doble si se considera a los líderes de la tabla, los cántabros, que alcanzan 7,2. Solo Baleares puntúa por debajo de Galicia, con un 6,23, una situación que reproduce el esquema de 2020, solo que entonces era Asturias la que lograba ese 7,2 y se ponía a la cabeza.

En la calificación que obtienen en las pruebas de acceso a la universidad los estudiantes se juegan mucho. Es una parte de la nota de acceso a los campus, que determina quién puede entrar y quién no en las carreras deseadas, algunas de ellas con varios aspirantes por puesto. Y los resultados en la ABAU son 1,3 puntos inferiores, en el caso de Galicia, a la nota con la que finalizan los estudiantes su periplo en el instituto. Los gallegos acaban Bachillerato con un 7,85: cuatro décimas más que en 2019, mientras que la nota de acceso al grado –donde se ponderan las dos, pero con peso mayor el instituto– se sitúa en 7,42, inferior a la estatal (7,5). Y si es complicado sacar un sobresaliente en Bachillerato, en la ABAU más: uno de cada cinco alumnos gallegos llega con ese currículum a la prueba, pero apenas un 3,1% logra llegar a ese nivel en el examen.

Como es habitual al comparar rendimiento académico, las chicas muestran un mejor desempeño que los chicos. Para Galicia, las medias son, respectivamente, de 6,64 y 6,46, y las diferencias se reproducen si se analiza la titularidad del instituto del que proceden los candidatos. Los alumnos que van al examen desde centros privados gallegos llegan ya con una nota de Bachiller más elevada (8,17 frente a 7,76) que sus compañeros de la pública, pero también salen del examen con una puntuación más alta: de 6,78 frente a 6,50. Eso se traduce en una mayor nota de acceso a los campus: 7,70 frente a 7,35.

El 6,56 de media global que vuelve a situar a Galicia, un año más, en los puestos de cola en la ABAU, es el resultado de computar las materias de la fase general. En algunas de ellas, como Historia de España, los gallegos están de últimos, con un 6,41 en la convocatoria ordinaria. En Lengua Castellana y Literatura serían los penúltimos, otra vez por delante de los jóvenes de Baleares, con un 6,41. Lo mismo sucede si se analiza Lingua Galega: con un 6,72 obtienen la segunda calificación más baja de las comunidades con lengua cooficial –Baleares reincide en un puesto inferior–, mientras en Euskadi suman un punto más. Y otra vez se repite ese esquema, el de segundos por la cola, al examinar los resultados en Inglés, donde obtienen un 5,94 (un punto menos que la media estatal).

Ocurre al revés en materias como Matemáticas, donde el 7,55 gallego supera con mucho el 6,84 del conjunto autonómico, o Latín, con un 6,82 –respecto al 6,7 estatal–. En Fundamentos del Arte, en cambio, se quedan por debajo de la media, y lo mismo en Matemáticas aplicadas a las Ciencias Sociales.

En la ABAU del pasado año se matricularon, según Universidades, un total de 14.495 estudiantes en Galicia. De ellos, 14.323 se presentaron a las pruebas y 13.084 las aprobaron, la mayor cifra desde 2015.

Claves

  • Galicia, en el furgón de cola en la ABAU

    La media de los alumnos de Bachillerato aprobados el pasado año es de 6,56, la segunda cifra más baja, tras Baleares.

  • Peor calificación que en el instituto

    Los gallegos salen del instituto con una media de 7,85, pero entran en los grados con 4 décimas menos tras la ABAU.

  • De los últimos en Historia y Lenguas

    Los gallegos son penúltimos en la nota de materias como Lengua Castellana, Gallega o Inglés. En Historia de España, son los peor puntuados.

Compartir el artículo

stats