Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las infracciones más graves al volante repuntan un 30%, con más de 300 al día

Casi 99.000 gallegos perdieron algún punto del permiso en un año | Pontevedra es la provincia más infractora con casi 42.600 sanciones graves, 17% más que un año atrás

Un joven conductor con su móvil mientras conduce. | // FERRAN NADEU

Las infracciones al volante vuelven a aumentar e incluso superan las cifras de conductores sancionados registradas antes del estallido del COVID. En el último año, en Galicia han repuntado las multas por pisar más de la cuenta el acelerador, usar el móvil mientras se conduce, viajar con una copa de más, ponerse al volante tras haber consumido cocaína, cannabis o alguna otra sustancia psicotrópica, entre otras negligencias. Las carreteras gallegas fueron en 2021 escenario de un total de 110.308 infracciones graves, aquellas que acarrean la retirada de algún punto del carné –más de 300 cada día–, casi un 30% más que el ejercicio anterior, marcado por el estallido del coronavirus que redujo el tráfico en las carreteras gallegas más de un 20%, y un 15% más que en la prepandemia. Estas notificaciones dejaron un reguero de 98.869 conductores sancionados –una media de 270 al día–, lo que supone un 25% más que un año atrás y un total de 331.250 puntos detraídos, según datos de la Jefatura de Tráfico de A Coruña, desde donde se coordinan todos los centros territoriales de Galicia.

Lejos de contenerse las infracciones detectadas por saltarse las normas de Tráfico, en los últimos años la tendencia ha sido al alza, con especial incidencia en aquellas conductas causantes de las actuales tasas de letalidad en carretera: utilizar el teléfono móvil y viajar sin cinturón de seguridad. Este aumento de la siniestralidad por enviar mensajes mientras se conduce o atender llamadas o Whatsapp así como emprender un viaje sin abrocharse el dispositivo de seguridad ha llevado a la DGT a endurecer el catálogo de sanciones del carné por puntos con un paquete de medidas que entrará en vigor mañana lunes.

Las multas por circular a velocidades estratosféricas se mantienen a la cabeza del ranking de las infracciones graves interceptadas en las carreteras de la comunidad, con el 62% del total de las que acarrean la retirada de algún crédito del carné. A lo largo del año pasado se interpusieron un total de 68.326 sanciones por viajar a velocidades muy altas en autopistas, autovías o carreteras secundarias –la mayoría con solo dos puntos detraídos (57.570)–, aunque destacan los sancionados por sobrepasar con creces las limitaciones de velocidad: con la retirada de 4 puntos fueron sancionados más de 8.000 infractores y con seis, casi 2.300.

De las cuatro provincias gallegas, Pontevedra es la provincia más infractora con casi 42.600 sanciones con detracción de puntos (un 17% más que un año atrás). Le sigue A Coruña, con 41.519, un 32% más. Con unas cifras mucho más bajas, se colocan en el mapa del sistema por puntos Lugo, con poco más de 18.000 sanciones con retirada de créditos, pero casi un 70% más que en el año del COVID. Y, finalmente Ourense, con 8.032 multas, con un aumento del 6%.

El consumo del alcohol, una de las lacras de la accidentalidad en las carreteras gallegas, es la segunda infracción que más se detecta en la red viaria. Más de 10.600 fueron notificadas el año pasado en la comunidad gallega, casi el 10% del total, y prácticamente la mitad que las registradas el ejercicio anterior (6.606).

Alcohol y móvil, a la par

Uno de las causas que llevó a la DGT a promover el endurecimiento del sistema por punto fue el creciente uso del móvil al volante. Esta es precisamente la principal distracción que se comete en carretera y que está detrás de casi el 40% de los siniestros viarios. Casi a la par que las sanciones por consumo de alcohol, están las notificadas por atender llamadas o mensajes. En 2021 fueron un total de 10.216 los conductores que perdieron algún punto de su carné por la utilización del dispositivo móvil.

Aunque parezca más un infracción de hace décadas, hoy todavía hay conductores y pasajeros que emprenden un viaje sin el dispositivo salva vidas: el cinturón o las sillas de retención infantil. A lo largo de 2021, fueron un total de 7.760 las sanciones por no utilizar los elementos de seguridad, infracción que en la actualidad resta 3 puntos.

Por conducir bajo los efectos de las drogas (6 puntos menos) se notificaron el año pasado casi 6.000 sanciones, apenas la mitad que las interpuestas por alcohol.

Sanciones más duras a partir de mañana

Con el objetivo de reducir la accidentalidad en carretera, la DGT ha endurecido el catálogo de sanciones para aquellas conductas que no logran corregirse y que están detrás de la mayoría de siniestros. En la antesala de los 16 años del sistema por puntos en España, Tráfico pondrá en marcha mañana la nueva normativa. Entre las medidas con las que se tratará de reducir en un 50% los fallecidos y heridos graves en 2030 y avanzar hacia una cifra próxima a cero en el año 2050 destacan:

Móvil. Aumentan de 3 a 6 los puntos a detraer por conducir sujetando con la mano el teléfono. La sanción económica se mantiene en 200 euros. Desde 2016, las distracciones al volante son la primera causa de accidentes de tráfico mortales, son el móvil como primer motivo. Los dispositivos manos libres seguirán permitidos.

Dispositivos de seguridad. No utilizar el cinturón de seguridad, los sistemas de retención infantil, el casco y otros elementos de protección o no hacerlo de forma adecuada se penalizará con 4 puntos menos frente a los 3 actuales.

Carreteras. Arrojar a la vía o en sus inmediaciones objetos que puedan producir incendios o accidentes conllevará la pérdida de 6 puntos (ahora 4).

Adelantamientos. Se suprime la posibilidad de que turismos y motocicletas puedan rebasar en 20 km/h los límites genéricos de velocidad en las carreteras convencionales cuando adelanten a otros vehículos. En España, el 75% de los accidentes de tráfico mortales se producen en la red secundaria. En Galicia, el porcentaje ya supera el 90%.

Ciclistas. Pasan de 4 a 6 los puntos detraídos por adelantamientos que pongan en peligro o entorpezcan a ciclistas o sin dejar la separación mínima de 1,5 metros.

Móvil. Aumentan de 3 a 6 los puntos a detraer por conducir sujetando con la mano el teléfono. La sanción económica se mantiene en 200 euros.

Detectores de radar. Se penalizará con 3 puntos poseer en el vehículo mecanismos de detección de radares y no solo su utilización, como recoge la actual normativa.

Recuperación de puntos. Se unifica en un plazo de dos años el tiempo que tiene de transcurrir sin cometer infracciones siempre que no se haya dejado el saldo a cero.

Compartir el artículo

stats