Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Galicia ganará casi 1.100 nuevas plazas de FP en ciclos ordinarios en el próximo curso

La Xunta avisa del “riesgo” para el “buen” sistema educativo gallego de la Lomloe y afirma que cumplirá con la ley “a la gallega”

Dos mujeres, en un curso de automoción de FP en Sanxenxo Gustavo Santos

Aunque no todos los ciclos de FP se llenan, en otros se quedan con las ganas un buen número de candidatos. “Los buenos datos” de la FP en Galicia ilustran lo que el conselleiro de Educación, Román Rodríguez, definía este martes como una “revolución silenciosa” que se traduce en un 70 por ciento más de matriculados que en 2009, cuando el PP asumió el Gobierno de la comunidad. Entonces, aseguró el titular de Educación en el Parlamento, la inserción laboral de estos titulados rondaba el 40 por ciento, mientras que los últimos informes realizados por la Xunta la sitúan en alrededor del 85%, y casi “plena” si se incorpora en la ecuación la FP Dual.

Esta inserción ha redundado en un “prestigio” y “confianza” que dispara el atractivo. Este curso la demanda para realizar un ciclo se disparó casi un 10% con respecto al anterior, con más de 42.000 peticiones, y la Xunta, “consciente del interés” que suscitan las enseñanzas, prevé que la oferta ordinaria del que viene sume 1.093 plazas más.

El conselleiro realizó el anuncio en una comparecencia a petición propia ante la Cámara gallega, un foro en el que desgranó los “resultados” del sistema educativo gallego, que definió como “bueno” –lo considera un “modelo” para el Estado– y en el que expuso las líneas futuras de por dónde quiere ir la Xunta. Eso sí: advirtió que ese modelo de enseñanza, al que asoció situarse de líderes en rendimiento académico en España en pruebas como PISA o el ser número uno en inclusión de alumnado con necesidades educativas especiales integrado en centros convencionales, estaría en “riesgo” en aspectos que contribuyen a definir su “calidad, igualdad y equidad”. Así, Román Rodríguez volvió a cargar contra el “caos”, la “incertidumbre” y la “improvisación” que, a su juicio, va asociado a la Lomloe y a la forma de tramitarla por parte del Ejecutivo central. De hecho, el conselleiro insistió en que, aunque Galicia será “leal” y cumplirá con la normativa, lo hará “a la gallega”, lo que tradujo como el intentar reducir al mínimo su impacto en el sistema educativo gallego.

Román Rodríguez, este martes, en el Parlamento. | // XOÁN ÁLVAREZ

En su intervención, cuestionada desde el BNG como “laudatio hiperbólica” o por el PSOE como “autobombo”, el conselleiro desgranó lo que considera elementos de éxito de ese modelo. Así, aludió, a que el plurilingüismo llega ya a cien mil alumnos y ahora toca “consolidar” ese programa, al “refuerzo” de las bibliotecas escolares mediante una actualización del plan Lía o un “nuevo pulo” a la innovación con más de 200 polos creativos en centros o la extensión del libro digital, cuya convocatoria para el curso que viene se publicaba ayer para sumar otros 75 centros. De cara al futuro, la Xunta abordará un plan específico de lucha contra el acoso y centrará la nueva estrategia de connivencia que prepara en la prevención y el cuidado del bienestar emocional.

Una ley para atajar los abusos de internet entre los menores

Uno de los proyectos avanzados por el conselleiro es una Estratexia de Convivencia que contemple una línea específica para paliar el acoso y el ciberacoso, cuyo protocolo se actualizará este mismo curso, y que también incluirá medidas que favorezcan “un uso adecuado” de las nuevas tecnologías, orientadas a “prevenir” conductas asociadas a un “mal uso”. Precisamente ayer, el Parlamento gallego daba luz verde por unanimidad a una moción impulsada por los socialistas respecto al uso problemático de internet y de las redes sociales por menores y adolescentes. Los grupos parlamentarios coincidieron en instar a la Xunta a elaborar un programa de medidas, dotadas con presupuesto, para dar una respuesta “efectiva” a esta situación, que establece, como aplauden expertos como el profesor de la USC Antonio Rial Boubeta, el dar “máxima prioridad a la prevención como mejor herramienta” para lograr un uso “responsable” de las nuevas tecnologías por el colectivo. La moción incluye que esas medidas deben tener carácter transversal y comunitario y consensuado, recogiendo aportaciones de diferentes instituciones, agentes y especialistas. Además, ese abanico de medidas permitirá, señala el texto, “actualizar la cartera de servicio en materia de prevención de adicciones ,en el marco del proceso de elaboración” de la Lei de prevención de adicións en persoas menores de idade. Marina Ortega, del PSOE, defendió la “urgencia” de las medidas, mientras la diputada del PP Paula Prado recordó el papel “clave” de la educación familiar en esta problemática.

Compartir el artículo

stats