Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El compostaje saldrá más caro a los concellos en 2022

Vista de parte de las instalaciones de la nueva planta de compostaje de Sogama en el vertedero de Areosa, en Cerceda. FdV

Las directrices europeas obligan a que en el horizonte de 2025 se reciclen al menos el 55 por ciento de los residuos municipales, para lo que será imprescindible impulsar el compostaje de los residuos orgánicos. La Xunta, sin embargo, ha optado por rebajar un 5 por ciento el canon que cobra a los ayuntamientos por la incineración, mientras que encarece en casi un 7 por ciento el precio que cobra por tonelada de basura tratada en la planta de compostaje de Sogama, en Cerceda, a la que, de momento, solo hay cuatro ayuntamientos adheridos –Laracha, Carballo, Cerceda y Santa Comba– de los 18 a los que podría dar servicio.

El canon por compostar pasará de 45,27 euros la tonelada en 2021 a 48,3 euros en 2022, una subida que se ajusta al incremento del IPC. Por el contrario, en la incineración, no solo no se actualizan los precios, sino que la Xunta ha optado por aplicar una rebaja, de manera que los concellos pagarán por tonelada 66 euros, frente a los 69,48 euros. Si cuentan con la bonificación del 10 por ciento, la tarifa baja de los 62,5 euros a 59,4.

Pese a que el compostaje sigue siendo más económico que llevar la basura a incinerar, solo cuatro ayuntamientos de los 18 a los que puede prestar servicio la planta de Cerceda, se han adherido a este modelo basado en la fabricación de compost a partir de residuos orgánicos. La Xunta construirá otras plantas en Cervo (Lugo), Vilanova de Arousa (Pontevedra) y Verín (Ourense), que tendrán la misma tarifa que la de Sogama.

La Consellería de Medio Ambiente alega que el canon que se abona por el uso de la planta de compostaje de Sogama “es muy bajo en relación a otras instalaciones de estas características y no llega a la media de los precios del mercado”. “Es por eso que se ha incrementado ligeramente para ir equilibrando y racionalizando este importe”, apuntan.

Plazos

Los precios suben, sin embargo, a pesar de que a que a los concellos les está costando dar el paso al compostaje. Desde Sogama apuntan que las competencias en materia de residuos son municipales y que, de momento, la adhesión a este nuevo modelo es “voluntaria”. Los ayuntamientos no están obligados a instalar el quinto contenedor y separar la basura orgánica hasta diciembre de 2023.

Mientras, los 295 municipios que llevan basura a Sogama para su valorización energética podrán ahorrarse hasta 11 millones de euros, según la Consellería de Medio Ambiente, con las rebajas aprobadas ayer en el Diario Oficial de Galicia (DOG). Éste cálculo sale de sumar al 5 por ciento de rebaja en el canon por tonelada que se incinera la bonificación del 10 por ciento que aplica Sogama a cambio de que las corporaciones locales cumplan con una serie de requisitos como que promuevan la reducción de residuos y el reciclaje de envases ligeros y trasladen la rebaja a los ciudadanos. Si se suman ambos descuentos, la reducción final en el coste ascenderá al 21 por ciento.

La Xunta justifica este abaratamiento de las tarifas por incinerar como una forma de “aliviar la presión sobre la economía de las familias, golpeadas por la crisis del COVID y el aumento del precio de distintos servicios como la electricidad”.

Hay 165 concellos que se beneficiaron en 2021 de la bonificación del 10 por ciento en el canon de la bolsa negra. Ahora tendrán hasta el 1 de marzo para certificar que han cumplido con las medidas comprometidas. De no ser así, Sogama les reclamará el dinero que dejaron de pagar por el canon rebajado.

Por otro lado, hay otros 148 municipios gallegos que rechazan las condiciones impuestas y no se acogen a la bonificación del 10 por ciento.

Compartir el artículo

stats