Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Sergas telemonitorizará a más de un millar de pacientes cardioimplantados este año

Un médico muestra un pequeño marcapasos. | // FDV

Los miles de usuarios gallegos de marcapasos, desfibriladores implantables –que actúan en caso de que el paciente esté ‘amenazado’ por una arritmia grave y provocan una descarga directamente en el corazón, para evitar una muerte súbita–, cardiomens, que monitorizan de forma inalámbrica la presión en la arteria pulmonar y holters insertables –una especie de microchip subcutáneo capaz de registrar, de forma continua, el electrocardiograma– estarán ‘vigilados’ por el Sergas sin necesidad de acudir al centro de salud o al hospital.

La información de su corazón se transmite de forma segura en tiempo real y aparece automáticamente en la historia clínica del paciente, a través de la plataforma de asistencia domiciliaria TELEA. Desde su domicilio o desde el centro de salud se envía sin necesidad de acudir al hospital a ‘descargar’ los datos.

El Sergas telemonitorizará a más de un millar de pacientes cardioimplantados este año

El Sergas telemonitorizará a más de un millar de pacientes cardioimplantados este año e. ocampo

En la actualidad, casi seiscientos pacientes (592 en el área de Santiago y Barbanza) lo usan de forma pionera y así evitan una consulta de teleseguimiento que obliga al enfermo cardíaco a desplazarse, según explican desde el Sergas.

Hasta hoy, unas 260 consultas al mes se realizaban con este motivo.

Se trata de unos 40 pacientes que llevan marcapasos, 60 holters y casi 492 desfibriladores y envían directamente los datos desde su domicilio o desde 14 centros de salud donde se descargan.

El sistema de telemonitorización se extenderá al resto de Galicia “durante este semestre”, explica el subdirector de Sistemas y Tecnologías de la Información de la Consellería de Sanidade, Benigno Rosón. Por tanto, los beneficiados serán más de un millar de pacientes cardiacos.

El jefe de Cardiología del Hospital Clínico de Santiago, José Ramón Juanatey destaca que “pacientes de edad avanzada o que viven en el extrarradio de las grandes ciudades son los grandes beneficiados al evitar viajes innecesarios. Si tiene una arritmia o paro cardiacto, la alerta se activa. Se trata de un aviso que tiene un código de color (ámbar o rojo) y es recibida por un profesional de guardia para estimar el peligro real del afectado. Si fuera necesario, enviaría una ambulancia al domicilio del paciente.

“Gracias a la telemonitorización remota,desde hace meses funciona de forma pionera en el área de Santiago con uno de los proveedores de los dispositivos”, explican fuentes del Sergas. La experiencia sido buena y “en el primer semestre de año “los dispositivos estarán conectados en el cualquier área sanitaria de Galicia”, aseguran “Se hará extensible a todos los dispositivos electrónicos que se implantan en un paciente y que pueden transmitir información”, enfatizan. “Ese sistema cardioimplantable transmite alertas de forma automática al profesional de guardia o a un cardiólogo que garantiza la máxima seguridad para el seguimiento clínico”, explica el jefe de cardiología del hospital Clínico de Santiago, José Ramón González Juanatey. “Buscamos inmediatez en la respuesta; mejora la calidad asistencial y desplazamientos innecesarios al hospital cuando podemos hacerlo de forma programada”, indican.

José Ramón González Juanatey, explica que Galicia es una de las comunidades que tiene mayor informatización de datos sanitarios, con la historia electrónica única y con un seguimiento de los pacientes, que no sería posible de otro modo. “Hay que poner en valor esta fortaleza del sistema sanitario gallego y Galicia está en la mejor disposición de crear una agencia gallega de gestión de datos sociosanitarios; ahora existe gran posibilidad de gestión con fondos europeos”, asegura. “Es una absoluta prioridadporque Galicia tiene una fortaleza informática”, matiza.

Compartir el artículo

stats