La Xunta ha adjudicado por 238 millones de euros la gestión de las plantas del complejo medioambiental de Sogama que intervienen en la incineración de residuos no reciclables para transformarlos en electricidad.

El contrato será con la unión empresarial Sociedad Gallega de Polímeros, integrada por Setec Building y Espina Obras Hidráulicas, para la gestión en el complejo de Sogama, en el municipio coruñés de Cerceda, y hacerse cargo de la denominada “valorización energética de la fracción no reciclable”.

Según la Consellería de Medio Ambiente, esa gestión será “en todo momento bajo la consigna de la máxima eficiencia, el menor gasto de recursos externos y el escrupuloso cuidado ambiental”.

El acuerdo prevé “garantizar, conforme a las directrices europeas, la valorización energética de la parte no reciclable contenida en los residuos, evitando su vertido”, indica la Xunta en un comunicado. Se calcula que con la quema de esa basura, la energía generada “podría abastecer al 12% de los hogares gallegos”. Sogma gestiona casi la totalidad de los residuos domésticos de Galicia.