Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Política Social refuerza el control sobre las ratios de personal y los contratos en las residencias

Una aplicación informática facilitará a los inspectores la vigilancia de las plantillas con datos sobre los turnos de trabajo y las ausencias

Mayores en una residencia, en Ourense. | // BRAIS LORENZO

La pandemia puso al descubierto las debilidades en el funcionamiento de las residencias de mayores. Trabajadores y familiares denunciaron la escasez y la precariedad de las plantillas en estos centros. También el Consello de Contas había advertido en un informe anterior a que estallara la crisis sanitaria del incumplimiento de las ratios de personal. El nuevo modelo de residencias que prepara la Consellería de Política Social prevé solventar estas deficiencias. Para ello, la Xunta quiere mejorar las herramientas informáticas para la gestión de estos centros. Entre sus objetivos, está reforzar la “supervisión y control de forma automática” sobre las ratios de personal y los contratos de cada centro.

El problema, tal y como había denunciado en su momento el Consello de Contas, es que las ratios de personal “teóricas” no se cumplían por las ausencias del personal por distintos motivos (bajas, permiso, vacaciones...).

La Xunta ya había intentado sin éxito integrar sus programas informáticos para la organización de turnos y para la gestión de personal. Y ahora acaba de licitar un contrato por 3,3 millones para mejorar su sistema de información de gestión de centros, que incluye el desarrollo de una aplicación que permita controlar la relación de personal de cada residencia, la categoría profesional de los trabajadores, sus contratos, turnos de trabajo, periodos de vacaciones, bajas y permisos.

Inspectores

Esto debería ir acompañado de soluciones tecnológicas que permitan la supervisión y control de las ratios de personal. Para ello los inspectores tendrán acceso a través de esta nueva herramienta a las plazas autorizadas de las diferentes tipologías, así como a los perfiles laborales de los trabajadores.

La nueva plataforma de gestión que contratará la Xunta establece también “los adecuados mecanismos de registro de información y seguimiento de residentes, incluyendo la recogida de datos a través de dispositivos biométricos, así como de las redes de sensores instalados en las habitaciones y de domótica avanzada”, según explica la Consellería de Política Social.

A través de estas herramientas informáticas se aumentará también el control sobre los tratamientos y cuidados y se tendrá información sobre la dieta de cada residente y las alergias.

Los profesionales del centro tendrán dispositivos móviles que les permitan además registrar casos de caídas, agresiones y errores en la medicación. Para reportar estos fallos los trabajadores podrán cumplimentar un reporte anónimo para declarar este tipo de incidencias. Se mejorará la comunicación con el Sergas. Los hospitales deben informar de las entradas y salidas de mayores, así como de sus traslados a urgencias.

Un portal para que las familias sepan lo que comen o qué medicinas toman sus mayores

La Xunta creará un un portal para las familias de los mayores ingresados en residencias. A través de esta plataforma se les informará de los menús planificados cada día, las actividades del día y se les dará información sobre el estado de salud de sus familiares, los medicamentos que toman o las incidencias, desde caídas o ausencias no justificadas. Además este portal permitirá una comunicación directa con la residencia a través del intercambio de mensajería, lo que permitirá poner al día a las familias en la publicación de circulares, documentos o informes por parte del centro.

También se habilitará una app para que cada centro pueda comunicarse tanto con las familias de las personas residentes como con su personal. La tecnología también se usará para la estimulación cognitiva de los mayores. Se realizó ya un pilotaje de varias soluciones comerciales en dos centros (en Vigo y A Coruña), aunque se tuvo que suspender el pilotaje cuando irrumpió la pandemia.

Ahora se retoma esta iniciativa. Se les dará a los mayores un dispositivo digital donde podrán realizar ejercicios adaptados a su deterioro cognitivo y a su perfil personal. Cada uno de ellos contará con un plan individual y quedará constancia de las sesiones realizadas, los ejercicios realizados y el tiempo. Se aplicará la inteligencia artificial para identificar patrones de mejora en esta estimulación cognitiva, por ejemplo, qué horarios, según la recogida de datos, son aquellos en los que se identificó más efectividad.

Compartir el artículo

stats