El secretario xeral del PSdeG, Valentín González Formoso, se unió ayer a las críticas al ministro de Consumo, Alberto Garzón, después de que este asegurase que la carne de las macrogranjas es de peor calidad que la obtenida en explotaciones extensivas.

Formoso visitó una explotación ganadera en Guitiriz, como hizo un día antes el líder del PP, Pablo Casado, tachó de “desafortunadas” las palabras de Garzón, que forma parte del Gobierno de coalición PSOE-Unidas Podemos, once días después de sus declaraciones al periódico inglés The Guardian.

Defendió la “calidad de la carne gallega, reconocida a nivel nacional e internacional”. “Estamos hablando de un sector estratégico para Galicia, que apuesta por las explotaciones familiares y que su sostenibilidad depende de muchos factores, por lo que debemos evitar plantear cualquier tipo de dudas a los consumidores”, expuso durante la visita, en la que defendió la Ley de Cadena Alimentaria que impedirá vender productos del sector primario por debajo del coste.