Algunas de las restricciones impuestas en Portugal para frenar la expansión del COVID durante el periodo de fiestas navideñas caen este viernes, 14 de enero. Sin embargo, el país luso lleva dos jornadas superando el máximo número de contagios diarios con más de 40.000 casos de coronavirus.

En concreto, este jueves se notificaron 40.134 positivos, así como otras 22 muertes más. La Dirección General de Salud (DGS) informó del ingreso de otras 64 personas más en los hospitales del país, para un total ya de 1.699, de las cuales hay 162 en unidades de cuidados intensivos.

Nuevas medidas

Algunas de las medidas que se levantan son la opción de teletrabajo, que pasa a ser recomendada en lugar de obligatoria. También reabrirán las discotecas y los bares, cerrados desde el 25 de diciembre, en las que se tendrá que presentar un test negativo o certificado de vacunación que incluya la dosis de refuerzo, inoculada con más de 14 días de antelación para acceder. Serán válidas las PCR que hayan sido realizadas en un plazo máximo de 72 horas antes de la entrada en el local. En cuanto a los test rápidos, éstos deberán ser realizados en farmacias o laboratorios con un margen de 48 horas. También existe la posibilidad de realizar test rápidos a la entrada de los locales, si son supervisados por un responsable del establecimiento, aunque será el cliente el que se encargue de llevar el test.

Continúa la obligatoriedad de mostrar el pasaporte COVID para acceder a restaurantes, museos, alojamientos y establecimientos turísticos, espectáculos culturales o gimnasios.

Del mismo modo, para entrar en recintos deportivos, grandes eventos o en residencias de mayores será necesario un test negativo, salvo aquellas personas que ya tengan la dosis de refuerzo desde, al menos, dos semanas.

En cuanto a las fronteras, para entrar en Portugal por vía aérea será necesario un test negativo hasta, al menos, el 9 de febrero. No obstante, no se concreta si por carretera se puede solicitar también un resultado de una prueba negativa además del certificado de vacunación, que puede ser requerido por las autoridades en los controles aleatorios de las aduanas.