Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La deuda que reclama el Gobierno por cobros indebidos de pensiones

Pensionistas en una calle de Santiago. | // XOÁN ÁLVAREZ

El Gobierno reclama la devolución de dos millones de euros a unos ochocientos gallegos beneficiarios de pensiones no contributivas por cobros indebidos. Se trata de pensionistas que no notificaron al Imserso cambios en su situación económica que conllevan una reducción en la cuantía de la prestación a la que tienen derecho. Y también hay casos de mayores fallecidos cuya familia no comunicó el deceso y continuó cobrando la pensión.

Según los datos del Imserso, en España están pendientes de devolución más de 25,3 millones de euros por parte de pensiones de jubilación e invalidez no contributiva debido a cobros indebidos. La deuda media de cada pensionista es de 2.500 euros.

En Galicia la cuantía ronda los dos millones de euros, así que en función de la deuda media los pensionistas a los que se le reclaman estas devoluciones en la comunidad autonoma rondan los 800.

Los beneficiarios de pensiones no contributivas gallegos son los terceros que más dinero adeudan al Imserso, solo por detrás de Andalucía (8,4 millones de euros) y Castilla-La Mancha (2,5 millones).

Reducciones

Además, según recoge el Imserso en su informe anual, en el año 2020 se aplicaron reducciones en la nómina de los pensionistas gallegos por valor de 68.300 euros tras constatar mejoras en su situación económica. También se recuperaron 77.700 euros que se abonaron en pensiones cuando el beneficiario había ya fallecido y sin que la familia diese aviso a la administración.

En Galicia un total de 37.840 personas cobran una pensión no contributiva que les reporta entre 388 y 424 euros mensuales. Estas prestaciones se ofrecen a las personas que no han cotizado nunca a la Seguridad Social o lo han hecho de forma insuficiente. Éste es el caso de 24.000 jubilados gallegos y de 13.800 personas con algún grado de invalidez.

Para beneficiarse hay que cumplir una serie de requisitos como no superar los 5.639 euros anuales por persona. Si se forma parte de una unidad familiar el nivel de renta variará según los miembros de la familia y podrá llegar a los 42.700 euros para un núcleo de cuatro personas en el que convivan padres o hijos.

En todo caso, estas pensiones son sometidas a controles cada año para evitar posibles fraudes y evitar que los beneficiarios no han fallecido y siguen cumpliendo los requisitos.

Para ello el Imserso analiza la concurrencia con otras prestaciones del sistema de la Seguridad Social que se cobren con carácter mensual. También se analiza la duplicidad de nominas de pensiones no contributivas.

Además, al estar los datos informatizados se cruzan los registros del Imserso con los del Fichero de Afiliación de la Seguridad Social para comprobar que no obtienen ingresos del trabajo. Esta comprobación se hace trimestralmente.

El pasado año casi 1.400 gallegos se quedaron sin pensión no contributiva tras detectar el Gobierno en una revisión que superaban el umbral de renta permitido.

Compartir el artículo

stats