Médicos internistas consideran una “buena idea” el proyecto de la Xunta de actuar como enlaces entre residencias de ancianos y hospitales porque “disponer de vías de atención diferenciadas para pacientes con elevadas necesidades asistenciales es positivo”. El presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo aseguró recientemente que la Xunta pondrá en marcha en todas las áreas sanitarias equipos de geriatras o internistas para hacer de puente con los centros de mayores.

Ahora, en nombre de la Sociedade Galega de Medicina Interna (Sogami), de la que fue presidente, habla el doctor Emilio Casariego, jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital Lucus Augusti de Lugo. Ve “buena idea que se debería de extender a otras instituciones donde conviven pacientes con problemas médicos complejos”. Y asegura que en estos centros “conviven muchas personas con múltiples patologías crónicas” –un 30% de las personas de 70 años tienen 4 patologías crónicas simultáneamente–y “son frágiles, con tendencia a la discapacidad y a precisar atenciones médicas frecuentes”. “Hace falta que exista un médico acostumbrado –como el especialista en Medicina Interna– a manejar estos problemas múltiples, con enfermedades descompensadas, polifarmacia, a los que se añaden enfermedades agudas...”, indicó Casariego.