Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Formoso releva a Caballero el sábado como portavoz socialista en el Parlamento y abre nueva etapa

Caballero deja su puesto en el hemiciclo para intervenir en la tribuna parlamentaria. XOÁN ÁLVAREZ

Gonzalo Caballero pasará a ser un diputado raso el sábado, cuando la ejecutiva del PSdeG formalice su esperado relevo como portavoz parlamentario. Se cerrará así definitivamente el último fleco de su etapa como secretario xeral de los socialistas tras perder las primarias en octubre ante Valentín González Formoso, presidente de la Diputación de A Coruña y quien marcará la apertura de la nueva etapa con esta sustitución.

La decisión se pospuso para dejar pasar las Navidades, pero el propio Caballero contaba con ella tras su derrota, si bien ha insistido en varias ocasiones que agotará la legislatura –que finaliza en 2024– sin abandonar su escaño. “Continuará de diputado con total normalidad”, aseguran desde la nueva cúpula socialista ante la pregunta de si temen que abandere con sus fieles gonzalistas una trinchera en la Cámara.

El exlíder de los socialistas gallegos ha insistido varias veces en que el relevo se producirá sin estridencias, pero en el seno del partido se reconoce que las primarias provinciales determinarán en gran medida el papel del gonzalismo en el futuro inmediato. En cada territorio competirán dos opciones, con especial incidencia en Pontevedra y A Coruña.

En ambas, dos significadas gonzalistas optan a la Secretaría provincial. En el primer caso, se trata de la diputada Paloma Castro. En el segundo, de su compañera en el hemiciclo Noa Díaz. Compiten contra David Regades, que opta a la reelección como parte del poder que ejerce Vigo en la provincia debido a sus buenos resultados electorales, y contra el alcalde de Pontedeume, Bernardo Fernández, la apuesta de Formoso para tomar el testigo de su baronía.

En Lugo, el presidente de la Diputación de Lugo, José Tomé, opta al puesto tras haber sido uno de los apoyos precisamente del nuevo secretario xeral socialista y luchará contra Xosé María Arias, alcalde de Castroverde que ya optó varias veces al puesto sin éxito.

En Ourense, pugnarán Rafael Rodríguez Villarino, portavoz local en la ciudad de As Burgas, y el alcalde de O Barco y expresidente de la Fegamp Alfredo García.

Si las candidatas gonzalistas logran un buen resultado, exigirán una cuota de poder provincial y Caballero sentirá legitimada una posible resistencia interna para marcar perfil propio de cara a las primarias para elegir candidato socialista a presidir la Xunta en 2024.

En caso de que obtengan pocos apoyos, las opciones de Caballero se diluirán y la tentación de buscar un perfil propio en la Cámara perderá intensidad, si bien Formoso testará su liderazgo en 2023, con las elecciones municipales y las generales como prueba.

Candidatos

Como relevos de Caballero, la cúpula socialista baraja varios nombres. Los que más opciones tienen son los del lucense Luis Álvarez y del arousano Xulio Torrado. En beneficio del primero cuenta que la dirección de Formoso cree que suscitaría más autoridad por parte de los gonzalistas, a quienes perciben con más tentación de retar a Torrado en caso de que este fuese designado portavoz. También se ha barajado las opciones de la viguesa Leticia Gallego y Begoña Rodríguez Rumbo.

El papel de portavoz no solo implica dar la cara en los enfrentamientos contra el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, sino dar el visto bueno a la estrategia parlamentaria, por lo que expone a mayores riesgos de cometer un error en, por ejemplo, una votación sobre alguna medida del Gobierno socialista que pueda generar un encontronazo con Moncloa.

Compartir el artículo

stats