Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Sergas contratará a médicos y enfermeros jubilados para reforzar la atención sanitaria

Personal sanitario en un centro de salud. IÑAKI ABELLA

La Consellería de Sanidade recurrirá a personal médico y de enfermería jubilado para reforzar las plantillas en la sanidad ante el déficit de facultativos y el aumento de la carga asistencial por el COVID. Según explica el Sergas, hay profesionales que ya estarían interesados en volver al servicio activo. En todo caso, no se les encomendará la atención directa a pacientes sino que se encargarán de otras tareas como la gestión de incapacidades laborales y la solicitud de PCR. La idea es liberar de carga a las plantillas sanitarias, desbordadas por la pandemia, especialmente en Atención Primaria.

Fue el Gobierno quien abrió las puertas a la contratación de profesionales sanitarios jubilados tanto en la pública como en la privada cuando se desató la crisis sanitaria del COVID. Y esta semana el Consejo de Ministros prolongó esta medida extraordinaria doce meses más. Galicia finalmente hará uso de esta prerrogativa.

El Sergas remitió ya el pasado martes a las gerencias de las áreas sanitarias una instrucción para dar la orden de incorporar a personal médico y enfermero jubilado. “La grave situación epidemiológica actual, en la que la tasa de incidencia de casos de infección por SARS-CoV-2 continúa aumentando, hace necesario posibilitar e impulsar esa incorporación en la medida que sea precisa”, explica la orden.

Cada gerencia ofertará reincorporarse al personal médico y de enfermería jubilado que tuviese su último destino en esa área sanitaria. Se seleccionarán a aquellos profesionales que “por su trayectoria profesional cuenten con una presumible mayor capacidad para el desempeño de tareas de lucha contra el COVID”.

En principio, según explica el Sergas, se ofrecerá la reincorporación a las personas que lleven menos de tres años jubiladas y no superen los 70 años de edad.

En todo caso, se podrá solicitar a las unidades de prevención de riesgos laborales que, con carácter previo o posteriormente a la contratación, se verifique la capacidad funcional de las personas jubiladas que se incorporen al Sergas.

Contratos de tres meses

Estos profesionales retirados podrán ser contratados a jornada completa o parcial durante un periodo de tres meses prorrogables.

Su incorporación al Sergas será compatible con la pensión de jubilación y además se les pagará lo mismo que venían cobrando cuando se jubilaron (a excepción de las cuantías complementarias adicionales vinculadas a las funciones de jefatura o coordinación). La Xunta, por su parte, deberá cotizar por estos trabajadores.

En todo caso, los médicos y enfermeras jubiladas cuando se reincorporen no lo harán necesariamente a su puesto y al centro en el que prestaban servicio antes de retirarse. Se les asignarán tareas relacionadas con el COVID “para disminuir la carga asistencial de los demás profesionales”.

“La asignación de tareas atenderá a las necesidades actuales, sin tomar necesariamente, como referencia las realizadas en el momento de la jubilación”, esgrime la Consellería de Sanidade.

Entre los trabajos que les serán asignados preferentemente está la solicitud de PCR y la gestión de incapacidades temporales. De hecho, la tramitación de las bajas laborales, que va en aumento con la tendencia creciente de positivos por COVID, supone una carga burocrática importante para los médicos de familia de los centros de salud. Así, además de incorporar a jubilados, la Consellería de Sanidade prevé también contratar técnicos de salud, que son facultativos sin MIR, para que contribuyan a gestionar estos procedimientos de incapacidad laboral.

Los médicos y enfermeros retirados que sean reincorporados dispondrán de una agenda propia y un consultorio habilitado para su actividad asistencial diaria, según las directrices del Sergas a las gerencias sanitarias.

Los médicos de la sanidad pública pueden jubilarse a los 65 años pero tienen la opción de prorrogar su vida laboral hasta los 70. Aproximadamente la mitad de los facultativos optan por continuar trabajando después de cumplir los 65.

Compartir el artículo

stats