Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Xunta busca a los propietarios de 9.000 parcelas para movilizar tierras abandonadas

Si no aparecen los dueños, las fincas se incorporarán al Banco de Terras y Medio Rural asumirá su titularidad en diez años | Trabaja en la creación de 9 polígonos agroforestales

Fincas dedicadas a la ganadería extensiva en Cualedro. Brais Lorenzo

La Consellería de Medio Rural investiga la titularidad de casi 9.000 parcelas para crear los primeros nueve polígonos forestales impulsados por la Administración pública. El objetivo es recuperar tierras en estado de abandono con buena capacidad productiva para destinarlos a la ganadería, la plantación de castaños, viñedos o huertas. Sin embargo, aunque en el Catastro consta que las tierras que quiere movilizar son propiedad de 1.958 titulares, este registro no siempre es fiable y puede contener errores. Y además no siempre es fácil localizar a los dueños. En ese caso, la Xunta hará uso de la herramienta recogida en la Lei de Recuperación de Terras que le permite incorporar esas fincas de propietario desconocido al Banco de Terras y quedarse con ellas si en un plazo de diez años nadie acredita su titularidad.

Según recoge la ley aprobada este año, si el dueño no aparece la Consellería de Medio Rural iniciará un procedimiento de investigación de la titularidad. “Si ese procedimiento concluye sin encontrar al propietario de la parcela, se incorpora al Banco de forma transitoria para ponerla a producir”, explican desde el departamento que dirige José González.

Ese procedimiento de investigación “aún no se ha iniciado”. “Se hará en los próximos meses una vez se acuerde oficialmente el inicio de los primeros polígonos agroforestales”, explican desde Medio Rural. Es decir, ahora mismo se está llevando a cabo una “preinvestigación” que consiste en localizar a los propietarios de las 9.000 parcelas que quieren movilizar. Para ello la Xunta recurre a distintos medios: registros oficiales, notificaciones, se habla con el concello, se ponen los documentos en exposición pública.

Si el dueño aparece se le pide la documentación acreditativa de la titularidad de las fincas y se le intentará convencer para que sume sus tierras al polígono agroforestal. Estas iniciativas necesitan contar con el acuerdo de más del 70 por ciento de los propietarios para ponerse en marcha.

En caso de que se desconozca quien es el titular de las parcelas o esté ilocalizable, es cuando la Xunta arranca el proceso para incorporar las fincas al Banco de Terras.

Medio Rural planea los primeros polígonos agroforestales de impulso público –pueden impulsarse otros desde la iniciativa privada– en los concellos ourensanos de Cualedro, Oímbra, Monterrei, Arnoia, Riós, Paderne de Allariz, Leiro, Castrelo de Miño y en el municipio pontevedrés de Crecente. Suman exactamente 8.933 fincas de 710 hectáreas de extensión.

En Cualedro se pretende dedicar a la ganadería extensiva un total de 64 hectáreas de 70 propietarios. En Oímbra se implementará un polígono de 22 hectáreas dedicado al cultivo de productos de huerta, entre ellos el pimiento de la Indicación Geográfica Protegida de Oímbra.

En Monterrei se movilizarán 22 hectáreas para viñedos. También se plantará vid en el polígono previsto en Leiro (146 hectáreas) y en el de Castrelo de Miño (50 hectáreas).

El proyecto de más extensión es el previsto en Arnoia, donde agruparán 6.700 parcelas para movilizar 224 hectáreas, pero aún se están evaluando los posibles usos.

En Riós el polígono, de 94 hectáreas, se destinará a la plantación de castaños. Otro en Paderne de Allariz (43 hectáreas) será para ganadería. Y en Crecente se pondrán a producir 45 hectáreas en las que, además de viñas, se plantarán frondosas y árboles frutales.

Casi 70.000 avisos por no limpiar las fincas

La Consellería de Medio Rural envió 35.595 notificaciones y 33.129 publicaciones a diarios oficiales –suman en total 68.724 avisos– a propietarios por no cumplir su obligación de mantener limpias las fincas. En caso de que no se haga la limpieza, se ejecutarán los desbroces por parte de la administración, con la consecuente repercusión de los costes, a los que se sumaría la sanción.

El Gobierno gallego traslada estos avisos a los municipios para que, a su vez, los remitan a los propietarios de terrenos pendientes de limpieza de biomasa. Son cerca de 80 ayuntamientos de las cuatro provincias a los que se han enviado estos requerimientos.

De ellos hay un total de 23 municipios que superan el millar de avisos a propietarios para que limpien sus fincas, una medida que busca prevenir los incendios forestales.

Según la información facilitada por la Consellería de Medio Rural a Europa Press, tres ayuntamientos ourensanos están a la cabeza en avisos recibidos: Melón; y la ciudad de Ourense, con 3.834.

A continuación está Vilardevós (2.194), Boborás (1.891 avisos), Carballeda de Valdeorras (1.285), Rairiz de Veiga (1.175) y Padrenda (1.119).

En Pontevedra, son ocho los ayuntamientos por encima del millar de advertencias: A Cañiza (3.296), Tomiño (3.146), Poio (2.230), As Neves (1.875), Arbo (1.650), Soutomaior (1.267), Mos (1.031) y Mondariz (1.017).

En la provincia de A Coruña, Porto do Son está a la cabeza, con 2.753. Le sigue Carnota (1.573), Rianxo (1.502), Lousame (1.444), Boiro (1.082) y Fisterra (1.020). En la provincia de Lugo, solo la capital supera el millar de avisos.

Compartir el artículo

stats