Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Sergas inyecta 75 millones extra para poder pagar facturas de fármacos y material

Servicio de farmacia del hospital universitario de A Coruña. | // MIGUEL MIRAMONTES/ROLLER AGENCIA

Las facturas de medicamentos, prótesis, gasas, válvulas, equipos de protección individual... se acumulan en las oficinas del Servizo Galego de Saúde (Sergas). Desde hace años, sus presupuestos se quedan cortos y necesitan añadir paulatinamente dinero adicional a lo largo de un ejercicio. A pesar del presupuesto récord al que ha llegado la Xunta en 2021, la dinámica se ha repetido. En noviembre, recibió 75 millones de euros adicionales para poder pagar esas facturas.

Ese aumento de recursos se produjo el a un mes de cerrar el año, a pesar de que es en diciembre cuando la Xunta realiza la mayor parte de sus operaciones contables internas para cuadrar balances.

La ampliación de crédito de 75 millones tiene por objetivo “disponer de crédito para el abono de suministros derivados de productos farmacéuticos y material sanitario en las áreas sanitarias que conformar la estructura organizativa del Sergas”, según consta en el expediente administrativo autorizado por la Consellería de Facenda.

El envejecimiento constante de la sociedad gallega y el incremento de costes de algunos tratamientos, así como la pandemia de COVID-19, han incrementado el gasto en fármacos y material sanitario, aunque el Consello de Contas ha tirado de las orejas a la Xunta en varios informes, afeándole que presupuestaba a la baja esa partida –así como la de personal– para ir incrementándola después con modificaciones presupuestarias dotadas la mayor parte de las veces del fondo de imprevistos, distorsionando así su contabilidad.

Para paliar esas inyecciones, el Sergas presupuestó para el año próximo 1.600 millones de euros para medicamentos y productos sanitarios, según consta en su proyecto contable para 2022. Se trata de más del doble que todo el gasto de las consellerías de Medio Ambiente e Infraestruturas juntas.

Está por ver si será suficiente. Este año, por ejemplo, la factura ha crecido durante los diez primeros meses del año. En concreto, el aumento es del 4,8%, lo que sitúa Galicia con el cuarto mayor aumento de todas las comunidades en ese período.

Hasta el mes de octubre, Galicia gastó 1.357 millones en estas cuestiones, con un aumento menor que la media estatal del 1,9%, situándose este último en 21.621 millones, según las cifras facilitadas por el Ministerio de Hacienda.

Y ello, a pesar de la contención del gasto en material específico vinculado con la pandemia de COVID-19. En diez meses sumó casi 30 millones. El año pasado alcanzó los 66,2.

Auditores desde 2017

Tal es la importancia de esta cuestión para las arcas autonómicas, que la Xunta creó en 2017 una subdirección xeral dentro de la Consellería de Facenda dedicada específicamente a auditar el gasto sanitario.

Este es también un asunto capital en la negociación del nuevo sistema de financiación autonómica, que caducó en 2014 cuando gobernaba el popular Mariano Rajoy. El actual Ejecutivo del socialista Pedro Sánchez pretende abordar en breve su reforma.

En su propuesta inicial, el Ministerio de Hacienda propone elevar el peso del gasto sanitario y educativo en las transferencias a las comunidades autónomas.

La Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) ha calculado que Galicia será la segunda región más perjudicada con el nuevo sistema después de Canarias. Perdería un 2,69% de recursos.

Compartir el artículo

stats