La Xunta de Galicia ha congelado este año, por quinta vez consecutiva, los fondos destinados a la financiación de los gastos de funcionamiento de los sindicatos. La cifra se mantiene así en 1,1 millón de euros desde 2017, cuando se incrementó en 300.000 euros tras los siete ejercicios anteriores en los cuales se aplicaron recortes constantes en estas subvenciones. El montante actual se mantiene en la mitad que en 2010, cuando por entonces la cuantía destinada a las centrales sindicales ascendía a 2,125 millones de euros.

En concreto, estas subvenciones se centran en las actividades ordinarias y habituales que impliquen “el normal desarrollo de los sindicatos, la creación y el funcionamiento de sus gabinetes técnicos” y la formación de cuadros y delegados sindicales.

Es una convocatoria anual que el año pasado concedió la totalidad de las 21 peticiones recibidas. El plazo de solicitud será de un mes, abierto desde el martes 28 de diciembre hasta el 28 de enero.

Con esto, el Gobierno gallego quiere reconocer “la importante labor de estas organizaciones”, con los que mantienen una “continua colaboración” desde el punto de vista del diálogo, impulso a la formación y la mejora del mercado laboral.