Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Trabajadores sociales piden recursos más próximos para los dependientes

Detectan “insuficientes” plazas públicas y cuestionan que la “principal” red de cuidados siga recayendo sobre las familias

Mayores en una residencia. XOÁN ÁLVAREZ

Una encuesta difundida en octubre confirmaba, como había diagnosticado otra de la Xunta, que los gallegos quieren permanecer mientras sea posible en su casa, pero cien mil personas de 55 o más años que precisan ayuda para medicarse o hacer tareas del hogar para seguir aguantando en su domicilio no la tienen. Son de los que todavía tendrían la oportunidad de alargar su estancia en el hogar con una poco de asistencia, por ejemplo, a través del servicio de ayuda a domicilio o Xantar na Casa, como explicaban a este diario desde el Colexio Oficial de Traballo Social de Galicia. 

En general, los profesionales de los servicios sociales detectan desde la puesta en marcha del sistema de atención a la dependencia una “insuficiencia de recursos y servicios de proximidad y para la permanencia en el entorno”, además de que cuestionan que no bastan las plazas públicas existentes o censuren la falta de personal en los centros. Así lo expone el Colexio Oficial de Traballo Social de Galicia en un documento en el que analiza la situación de la dependencia en la comunidad y urge a apostar por una financiación “estable y segura” para garantizar la calidad de la atención.

En el documento realizan un diagnóstico de las “debilidades y deficiencias” detectadas en el modelo, avivadas por el COVID, entre las que mencionan también cómo “la principal red de cuidados sigue recayendo sobre las familias”. En ese sentido, avisan del “riesgo de sustitución de las prestaciones residenciales o diurnas por cuidados familiares ante las deficiencias presentadas”.

Entre sus posicionamientos, instan a apostar por un sistema “conciliador, innovador y adaptado a la realidad actual” manteniendo “la excepcionalidad” en la concesión de prestaciones económicas para cuidadores, “evitando que estas puedan promover la atención no formal en detrimento de los derechos de las mujeres”. Hay que tener en cuenta que, como recoge la web del Imserso con datos a 30 de noviembre, de los cuidadores dados de alta en España –4.223 en Galicia– casi nueve de cada diez son mujeres.

Los trabajadores sociales instan asimismo a apostar por ampliar y reconvertir la red de centros y servicios públicos y por un “nuevo modelo” de cuidados de promoción a la autonomía personal “descentralizado”, de modo que se garanticen servicios en “todos los puntos” de la geografía gallega. Además, detectan la “necesidad” de una dotación “suficiente” de personal cualificado en el sistema de servicios sociales para lograr ratios “adecuadas” y animar a que se refuerce la coordinación entre las diferentes administraciones.

En los últimos meses, la Xunta ha avanzado novedades que van en la línea de lo reclamado. Por ejemplo, los trabajadores sociales reprochaban listas de espera “muy elevadas” para la tramitación de la valoración del grado de dependencia e instaban a aumentar el personal y la Consellería de Política Social ha anunciado que reforzará los equipos de valoradores para reducir las listas de espera a la mitad y rebajar también los tiempos.

El informe también hacía alusión a “deficiencias en la estructura y en el modelo de atención en los centros residenciales” y la Xunta ha suscrito con el Gobierno un documento de mínimos que plantea darle la vuelta, poner en el centro a la persona para que se parezcan más a un hogar.

Compartir el artículo

stats