Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Sergas sube a 136 euros el plus por turno extra a las enfermeras para cubrir las bajas

Ante el déficit de profesionales, Sanidade pide a las que están en plantilla que trabajen más jornadas | Hasta ahora se pagaban 120 euros, pero el colectivo lo veía “insuficiente”

Enfermera en el Hospital Povisa MARTA G. BREA

Apenas hay enfermeras en las listas de contratación temporal de la Xunta, de manera que la Consellería de Sanidade no consigue profesionales para cubrir las ausencias que se producen en los hospitales. Esto incluso ha obligado a las gerencias de las áreas sanitarias a denegar días de permiso. El único recurso para no dejar desatendida a la población es que las enfermeras que están trabajando doblen turnos, pero estos días extra de trabajo son voluntarios. Con la irrupción del COVID el Sergas empezó a pagarles 120 euros por jornada, una cuantía que al colectivo le parecía “insuficiente”. Ante la situación límite en la que se encuentran las plantillas y el déficit de sanitarios, la Consellería de Sanidade ha articulado una nueva propuesta de retribuciones, que supone un incremento de casi el 14 por ciento respecto a lo que venían cobrando hasta ahora.

Por cada turno extra que hagan las enfermeras en horario de mañana y tarde (7 horas) cobrarán un plus de 136,22 euros. Si es festivo la cuantía sube a 206,01 euros. Las retribuciones se incrementan notablemente para compensar a las enfermeras por trabajar de noche puesto que son 10 horas: así, en jornada laborable se pagarán 236,50 euros y si se trata de sábados o vísperas de festivos asciende a 264,30 euros.

En todo caso, solo se pedirá a las enfermeras que trabajen más días de los previstos en su calendario laboral cuando no exista personal disponible en las listas de selección temporal o no sea posible o suficiente la reordenación de efectivos. “Esta realización de jornada complementaria será acordada en cada área sanitaria a la vista de la situación hospitalaria y deberá de contar con el acuerdo y la autorización expresa de la gerencia o del órgano directivo en el que delegue, una vez constatada la falta de personal de enfermería disponible”, explica el documento con la propuesta del Sergas.

Se recurrirá a este sistema para cubrir bajas en las áreas de hospitalización, UCIs, quirófanos y en urgencias cuando no exista personal disponible en las listas de contratación temporal.

En todo caso, el Sergas fija un límite: las enfermeras no podrán hacer más de 190 horas mensuales sumando los días de trabajo ordinario más las jornadas extra.

Sin embargo, las enfermeras que trabajen días adicionales para vacunar contra el COVID o hacer cribados seguirán cobrando 120 euros como hasta ahora.

Satse cree que es un “paso adelante” pero pide solucionar la falta de sanitarios

Antes de la pandemia, no se abonaban los turnos que estas profesionales hacían fuera de su calendario laboral. Simplemente se les compensaba con un día libre. Pero con la irrupción de la crisis sanitaria las necesidades de personal se agudizaron, obligando a los profesionales sanitarios a hacer un esfuerzo extra. El Sergas empezó entonces a abonar un plus a las enfermeras que colaboran con la vacunación, con los cribados y también a las que trabajaban en el área de hospitalización de los centros sanitarios. “Un plus de 120 euros por jornada es claramente insuficiente y vergonzoso, lo que saldría a 17 euros la hora para una profesional graduada”, había advertido la secretaria autonómica del sindicato de enfermería Satse, Malules Carbajo.

Satisfacción

La nueva propuesta de la Consellería de Sanidade, sin embargo, sí convence a las enfermeras. “Damos un paso adelante. Es un avance”, explicó la responsable de Satse Galicia.

En todo caso, advierte que “se ha movido ficha” pero la satisfacción no es total. “Seguiremos luchando”, asegura. “Llevamos desde 2010 perdiendo poder adquisitivo”, denuncia Malules Carbajo. Según explica, el sueldo medio de una enfermera que aún no cobra trienios es de 1.200 euros mensuales. “En Mercadona ganan más que nosotras, que somos profesionales con una titulación”, denuncia.

A esto se suma el esfuerzo que les supone hacer jornadas adicionales cuando los profesionales de enfermería están “exhaustos”. “Estamos al límite, aunque somos conscientes de lo necesarios que somos. Tenemos que entregarnos mucho más en una situación como ésta”, explica la responsable sindical.

Pero advierte que el problema es que hay “un déficit manifiesto en las plantillas”. “Hay que atraer personal a la sanidad pública. Hay enfermeras que pidieron la suspensión de las listas de contratación porque no están contentas, otras se han ido al extranjero o han dejado la profesión”, explica Malules Carbajo.

¿Y cómo se captan más enfermeros? Desde Satse creen que la solución pasa por mejorar las condiciones retributivas y ofrecer contratos estables de por lo menos un año de duración.

Compartir el artículo

stats