Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los mayores en residencias tendrán acceso preferente a los servicios de Urgencias y al 061

El nuevo modelo de geriátricos favorecerá las salidas de los usuarios y permitirá a los familiares visitar su habitación y comer con ellos

Usuarios en una residencia de mayores en Ourense Brais Lorenzo

La Xunta ha culminado ya su revisión del modelo de residencias. Los futuros centros de mayores no podrán tener más de 150 plazas. Además tendrán que crear unidades de convivencia formadas por 25 mayores que compartirán servicios como la sala de estar y el comedor y que se asemejarán lo máximo posible a un hogar. Pero además los usuarios de las residencias tendrán acceso preferente al servicio de emergencias del 061 y no tendrán que esperar cuando vayan a Urgencias porque se crearán vías prioritarias para ellos.

Hasta ahora si un mayor ingresado en una residencia precisaba atención sanitaria urgente, el personal del centro lo llevaba a Urgencias y allí debía esperar a ser atendido. Sanidade aplica criterios clínicos para establecer el orden de asistencia, es decir, son llamados en función de la gravedad. Pero ahora los ancianos que procedan de residencias tendrán además “una vía rápida” que agilizará su atención, evitándoles así largas esperas que, en muchas ocasiones, pasan solos, sin acompañante.

También se activará un código de residencia en la centralita del 061 para que sirva como “vía prioritaria” para todas las emergencias de los centros sociosanitarios.

En cuanto a la coordinación entre las residencias y el Sergas, serán los hospitales los que enviarán la medicación a todos los geriátricos de más de 90 plazas. Esto servirá para aliviar la presión sobre Atención Primaria.

Fabiola García, ayer, en el Parlamento. XOÁN ÁLVAREZ

El nuevo modelo de residencias, que expuso ayer la conselleira de Política Social, Fabiola García, en el Parlamento, destierra además las sujeciones físicas y farmacológicas, excepto en casos extraordinarios, justificados y pautados por un médico. Se facilitarán además las salidas de los residentes fuera del centro y se permitirá a los familiares que visiten las habitaciones de los mayores en el centro e incluso que puedan comer con ellos.

Los módulos de convivencia que se crearán en las nuevas residencias estarán decorados como lo estaban los domicilios de los usuarios y se reducirá al mínimo la rotación de personal “para salvaguardar la intimidad de los residentes y promover la confianza”. Además los usuarios que formen estas unidades se seleccionarán por sus afinidades personales y no por su grado de dependencia.

Se tendrán más en cuenta las opiniones de mayores y residentes en la “gobernanza” de los centros geriátricos. Para ello las residencias con más de 100 plazas estarán obligadas a contar con un Consello Asesor, con funciones consultivas, a través del cual puedan participar la empresa titular del centro, los profesionales, los residentes y sus familiares. Por otro lado, se pondrá en marcha una Oficina de Atención al Residente y a los Familiares.

Compartir el artículo

stats