Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las medidas de la Xunta para desatascar 8.800 solicitudes de dependencia pendientes

Una anciana, en una residencia. | // BRAIS LORENZO

Casi 70.000 dependientes tienen derecho a una prestación en Galicia y más de 64.700 ya la están recibiendo. Sin embargo, en las oficinas de valoración de la Consellería de Política Social se acumulan otras 8.800 solicitudes que aún no han sido resueltas. Son mayores que demandan ayuda pero están pendientes de que los profesionales de la Xunta evalúen su grado de dependencia. Actualmente hay 66 profesionales trabajando en ello, pero no son suficientes para resolver el atasco. Por eso, el departamento que dirige Fabiola García prevé reforzar en un 54 por ciento los equipos de valoradores. En las próximas semanas se incorporarán 36 más. El objetivo es agilizar la tramitación de expedientes y reducir a la mitad el número de gallegos que esperan a ser evaluados.

Esta medida forma parte del Plan de Choque de la Dependencia para reducir los tiempos de espera. Los refuerzos estarán contratados durante un año. En la delegación provincial de A Coruña se incorporarán 12 trabajadores, en Lugo serán 7, en Ourense 6 y en la provincia de Pontevedra se sumarán 11 profesionales más.

Cuando se solicita una ayuda a la dependencia el primer paso es evaluar el estado en el que se encuentra el mayor. Se debe determinar cuál es su grado de dependencia y, en función de eso, y de sus circunstancias personales, se determina luego la prestación más adecuada a cada caso.

Tiempo

Más de un año tienen que esperar los dependientes gallegos para ser atendidos, el doble de lo que marca la ley. La normativa establece que el plazo máximo para resolver un expediente debe ser de seis meses (180 días). Sin embargo, en Galicia la demora media se situó el pasado año en 371 días.

“El Gobierno gallego es consciente de que los tiempos de espera para una valoración de dependencia no son los deseados”, señalan desde la Consellería de Política Social. En su opinión, “hay margen de mejora”. Según defienden, ya antes de la pandemia habían incrementado los equipos de valoración y ahora le darán otro impulso.

El plan de choque que la Xunta aprobó en mayo busca reducir a la mitad tanto los tiempos de espera para la valoración de dependencia como el papeleo que lleva consigo este trámite.

Además de incrementar la plantilla de profesionales que prestan sus servicios en las delegaciones provinciales, Política Social quiere crear equipos itinerantes que puedan desplazarse en función de las necesidades. Esta medida ya se puso en marcha en la provincia de Ourense.

También se proponen “optimizar” las rutas que siguen los valoradores para reconocer a dependientes a domicilio, iniciativa que ya se está aplicando en Lugo. Por otro lado, Política Social cree necesario mejorar el sistema de gestión de citas.

En algunos casos los dependientes fallecen antes de que Política Social resuelva su demanda de ayuda debido precisamente a las largas esperas. Por esta razón, la Xunta ha decidido crear “vías preferentes” para aquellas personas que padezcan dolencias graves. De esta manera, se les dará un acceso prioritario a las prestaciones. Este sistema se está aplicando ya, por ejemplo, con los enfermos de Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), lo que les permite ser atendidos en menos de un mes.

No son pocos los dependientes que incluso desisten de presentar una solicitud para beneficiarse de alguna ayuda ante la complejidad de los trámites. La Xunta, además de simplificar el papeleo, pondrá en marcha una campaña didáctica sobre el proceso de solicitud con el objetivo de “aclarar dudas y explicar la tramitación”.

El plan de choque para atajar las listas de espera también incluye facilidades para justificar los pagos de los bonos que se conceden a las familias para costear residencias, centros de día o ayuda en el hogar. También reduce el papeleo para percibir la ayuda por cuidador en el entorno familiar y se ha universalizado la Historia Social Única Electrónica para mejorar la comunicación entre los servicios sociales autonómicos, los municipales y los sanitarios.

La Xunta defiende, en todo caso, que Galicia es la cuarta comunidad con mejor ratio de atención a la dependencia del conjunto del Estado. Están recibiendo la prestación el 94 por ciento de las personas que tienen derecho a la ayuda, cuando la media estatal se sitúa en el 83,4 por ciento. La inversión anual en dependencia es de 400 millones.

Se reduce a la mitad el formulario para tramitar la ayuda

La Consellería de Política Social reformará los procedimientos para tramitar las ayudas a la dependencia para simplificar la tramitación y reducir los tiempos de espera. “Será la reforma más ambiciosa desde el año 2006”, explican. Para facilitar el acceso a los recursos de atención a la dependencia se prevé reducir a la mitad el formulario necesario para solicitar la dependencia, para que únicamente sea necesario presentar un informe médico y otro social.

Además se fusionará en un único trámite el reconocimiento de grado y la determinación del recurso más adecuado para cada persona –el llamado Programa Individual de Atención (PIA)–. También se redefinirá el PIA para hacerlo “más completo y duradero”. Se incluirán alternativas al servicio preferido en caso de que la primera opción del solicitante no contase con plazas disponibles.

Compartir el artículo

stats