Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Se disparan los expedientes sancionadores por plantar eucaliptos tras la moratoria

Un eucaliptal en la zona de Coruxo. MARTA G. BREA.

Desde el pasado mes de julio están prohibidas en Galicia plantaciones nuevas de eucalipto y, para garantizar que se cumple la ley, la Consellería de Medio Rural ha estrechado la vigilancia sobre los terrenos forestales. Y el resultado es que los procedimientos sancionadores por cultivos ilegales se han disparado en lo que va de año un 160 por ciento. Entre enero y finales de noviembre la Xunta ha incoado un total de 646 expedientes a propietarios que plantaron eucaliptos sin respetar las restricciones impuestas a esta especie. Suman más casos que en los dos últimos años juntos (en 2019 fueron 268 y en 2020 solo 250).

En estos expedientes sancionadores se incluyen todo tipo de plantaciones ilegales: desde forestar tierras agrarias, cultivar especies foráneas en espacios Red Natura, en bosques autóctonos o en las franjas de seguridad que rodean casas o núcleos poblados y, por supuesto, también se persigue saltarse el veto activado en julio a incrementar la superficie cultivada de eucalipto. Y esta prohibición a nuevos eucaliptales es la que ha marcado el punto de inflexión que ha disparado las amenazas de multa a propietarios forestales.

Cuando Medio Rural descubre una plantación ilegal, lo primero que hace es enviar un apercibimiento al propietario para que tale los árboles. Este año, hasta el 25 noviembre, reclamó a más de 2.000 propietarios que cortasen los eucaliptos. Es casi el doble que las notificaciones remitidas en 2020, aunque en 2019 ya habían superado las 2.300.

Si el propietario hace caso omiso, entonces se inicia un procedimiento sancionador. Y es ahí donde se han disparado los dueños de montes con amenaza de multa. En lo que va de año los expedientes sancionadores (646) son ya más del doble que los registrados en 2020 ó en 2019. Estos procedimientos, según explica la consellería, no necesariamente terminan todos en multa, pues en algunos casos el propietario reacciona y antes de que llegue la sanción tala los eucaliptos.

Plan especial de control

“La Xunta sigue trabajando para poner coto a las plantaciones ilegales y a otros incumplimientos en el ámbito forestal. Es una acción que se reforzó tras la moratoria al eucalipto puesto que se puso en marcha un plan especial de control de nuevas plantaciones que asegure el cumplimiento de la suspensión temporal aprobada”, explican desde la Consellería de Medio Rural.

El veto a nuevas plantaciones de eucalipto fue incluido en la Lei de Recuperación de Terras que entró en vigor este año. Según esta norma, desde el 2 de julio se suspenden temporalmente hasta el año 2025 los nuevos cultivos de eucalipto. Esta prohibición no afecta, en todo caso, a los terrenos donde ya había eucaliptales antes de aprobarse la moratoria. Es decir, estos propietarios podrán seguir repoblando sus montes con esta especie.

También se permitirán las repoblaciones de eucalipto previstas en los instrumentos de ordenación y gestión forestal que fueran aprobados por la Administración antes de la entrada en vigor de la ley o que se encontrasen en trámite de aprobación. Y quedarán exentos de la moratoria también los propietarios que decidan plantar eucalipto en una parcela cuya superficie sea equivalente a otra en la que cambien su uso para cultivar frondosas o coníferas. En este caso, se necesitará, sin embargo, autorización de la Consellería de Medio Rural.

Sin embargo, a pesar de todas estas excepciones hubo propietarios forestales que intentaron sortear el veto. Antes de que entrara en vigor la moratoria, dueños de montes se apresuraron a talar pinos y frondosas para plantar eucaliptos. Así lo constataron viveros, mancomunidades y fuentes del sector forestal. Desde la Xunta, sin embargo, defienden que no han detectado “un incremento sustancial de solicitudes de corta de pino o frondosas”.

Y tras entrar en vigor la prohibición, no todos los propietarios respetaron el veto. Adega llegó a denunciar una ocupación ilegal equivalente a 200 campos de fútbol.

Compartir el artículo

stats