Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Suben un 35% los delitos sexuales cometidos por menores en 5 años

Delitos sexuales

En el año de la pandemia crecen los robos con fuerza y los casos de alteración del orden y desobediencia en chavales de menos de 18 años

Los delitos sexuales cometidos por menores se han incrementado un 35 por ciento en los últimos cinco años, un dato preocupante teniendo en cuenta que, en términos globales, la delincuencia juvenil ha descendido. Según los últimos datos de la Fiscalía de Galicia, el pasado año se registraron 167 casos de agresiones y abusos sexuales protagonizados por menores de edad, así como atentados contra la libertad sexual. A esta cifra se suma otro dato llamativo: los chavales acusados de violencia de género son muy pocos, únicamente 22, pero su número se ha duplicado en el último lustro.

Estos números ponen de relieve la importancia de concienciar y educar a los niños desde jóvenes a favor de la igualdad y en contra de la violencia de género para prevenir este tipo de conductas.

En 2020, en el año de la pandemia, los delitos protagonizados por menores se desplomaron pasando de 3.582 a 2.394. Sin embargo, a pesar de este descenso generalizado hubo una serie de conductas delictivas que crecieron. Así, los atentados contra la libertad sexual pasaron de 76 a 83 en un solo año. Las agresiones sexuales crecieron de 23 a 24 casos y los abusos sexuales pasaron de 53 a 59. Se da continuidad así a una tendencia creciente que se aprecia en los últimos años. De hecho, en 2015 se registraron 124 delitos sexuales, una cifra que ahora se sitúa en 167.

Pero los delitos cometidos por jóvenes que más se incrementaron el pasado año fueron los robos con fuerza. La pandemia no frenó a los ladrones, especialmente a los de menor edad. Así, estos robos se duplicaron pasando de los 153 de 2019 a un total de 318 el pasado año.

Hubo otro tipo delictivo que se disparó en 2020 y que está directamente relacionado con la desobediencia a las normas y restricciones impuestas en plena crisis sanitaria para contener la propagación del COVID-19. Así, según los datos de la Fiscalía, los delitos contra el orden público cometidos por chavales menores de edad se incrementaron un 64 por ciento hasta los 97. Y también crecieron los casos de atentados y delitos de resistencia y desobediencia grave pues pasaron de 43 en 2019 a un total de 84 en el año de la pandemia.

En el último lustro fueron llevados a juicio más de 4.000 menores, con una media anual de 677. En 2020 los chavales enjuiciados bajaron a 592, un 37 por ciento menos que el año anterior.

La mayoría de los menores acusados de delitos son jóvenes de entre 16 y 17 años. Pero también hay un 21 por ciento que solo tienen 14 ó 15. Y la práctica totalidad son de nacionalidad española. Solo un 14 por ciento son extranjeros.

A nueve de cada diez menores acusados de cometer delitos se le impone algún tipo de medida. La más habitual es el ingreso en un centro de menores, sea en régimen abierto, semiabierto o cerrado, o bien la libertad vigilada. Solo nueve jóvenes cumplieron la condena haciendo trabajos a favor de la comunidad.

Compartir el artículo

stats