Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El entorno de Formoso insta a Caballero a obedecer a la nueva dirección del partido

Presentación del congreso socialista que se celebrará el 7 y 8 de diciembre. | // XOÁN ÁLVAREZ

A tres días de celebrarse el Congreso del PSdeG el fuego cruzado entre el secretario xeral saliente Gonzalo Caballero y el ganador de las primarias, Valentín González Formoso, se intensifica. El entorno del presidente de la Diputación de A Coruña y nuevo líder del partido advirtió ayer a Caballero, quien aspira a seguir como portavoz parlamentario, que deberá someterse a las resoluciones de la nueva dirección.

Así lo señalaron ayer Teresa Facal, Blas García y Ana Pena, representantes de la comisión organizadora del XIV Congreso que los socialistas gallegos celebrarán los días 7 y 8 de diciembre y que será clausurado por el presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez.

Gonzalo Caballero mantiene su pulso a la nueva dirección y presentará su propia lista de nombres en el cónclave para tener cuota en el comité nacional. Pero además ha manifestado su interés en continuar como portavoz parlamentario del PSdeG. Así indicó que le corresponde a la dirección del partido proponer nombres para que después el grupo parlamentario en el Hórreo elija a su portavoz.

Sin embargo, desde el entorno de Formoso advirtieron ayer a Caballero que el grupo parlamentario debe asumir las resoluciones de la dirección. “El PSdeG es uno, independientemente de los grupos parlamentarios que tenga. Y no cabe otra que trabajen en consonancia con la comisión ejecutiva nacional gallega, que la elige el secretario xeral que fue elegido por la militancia”, sentenció Blas García.

Así, recalcó que “en Galicia hubo un proceso electoral interno en el que el actual secretario xeral sacó un 60 por ciento de los votos de la militancia”. “Y hace algo más de un año hubo un proceso electoral en Galicia en el que el PSdeG fue tercera fuerza. Aquel que no quiera entender ese mensaje, el problema no lo puede trasladar al Partido Socialista, sino que lo tendrá que tratar él internamente”, señaló.

La preocupación por la división interna que sufre el partido se ha visto reflejada en las aportaciones formuladas por las agrupaciones a la ponencia del congreso. ““Las fortalezas institucionales y la implantación territorial del PSdeG debe de ser la principal fortaleza del PSdeG, colaborando desde el ámbito institucional y los diferentes ámbitos territoriales con lealtad con la dirección gallega del partido y contribuyendo a su planificación estratégica, lejos de ejercer de contrapoder de los órganos de dirección nacional y de contraprogramar sus actividades”, señala una de las enmiendas.

El delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones, también hizo un llamamiento a la “unidad” del partido y lanzó un reproche velado a Caballero. “Lo que se salga de esa unidad no sigue el camino que se está marcando en el PSOE”, sentenció. También el alcalde de Santiago, Xosé Sánchez Bugallo lanzó un dardo contra el exsecretario xeral del partido: “en la vida y la política hay que saber perder”.

Sin embargo, el viceportavoz del grupo socialista en el Parlamento, Pablo Arangüena, cree que hay una campaña de “acoso” hacia Caballero por parte de la nueva dirección. Además recriminó a Formoso que no cumpla su promesa de integración en los nuevos órganos de dirección. “No es normal que ni le coja el teléfono a Caballero”, censuró.

Compartir el artículo

stats