Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Xunta mira a Oporto para definir su política turística

Interior del aeropuerto luso de Sa Carneiro. | // VINCI

La Xunta reconoce la “muy escasa” información que posee sobre los turistas que llegan a Galicia en avión y necesita ampliar sus datos para mejorar la oferta y captar más visitantes. Sin embargo, realizar esa tarea resultaría inútil sin incorporar a su análisis el aeropuerto de Oporto, principal competidor de las tres terminales gallegas. Por ese motivo, la Axencia de Turismo de Galicia quiere radiografiar el sector con los cuatro puntos de llegada a la Eurorregión Galicia-Norte de Portugal.

La agencia dependiente de la Vicepresidencia Primera de la Xunta acaba de licitar por 50.000 euros un contrato para obtener un “servicio de monitorización y seguimiento, control y gestión de información de vuelos”. Su objetivo es “alcanzar un mejor conocimiento del turismo gallego por vía aérea para permitir una toma de decisiones basada en datos y para orientar correctamente las estrategias del turismo gallego”, justifica en el pliego, en el que se destaca el efecto negativo de la pandemia del COVID-19, al prohibir AENA la realización de encuestas dentro de los aeropuertos.

Turismo quiere tener una base de datos sobre llegadas históricas a destinos, cambios en la estacionalidad de los viajes o patrones de comportamiento. Para ello, requiere contar “en tiempo real” con el estado de reservas de vuelos (nuevas reservas, cancelaciones y ocupación de cada aeronave). Con esa información quiere “medir el impacto que la crisis u otros eventos inesperados pueden tener en los flujos de visitantes, o evaluar el proceso de recuperación de esos flujos”.

Por descontado, aspira a contar con información sobre duración de cada estancia, tamaño de los grupos de visitantes, motivos de la visita o tipo de compañía aérea elegida.

En el pliego destaca la inclusión de la terminal de Oporto, gran competidora de Galicia y que desde hace años roba clientes a la comunidad. El contrato debe aportar información correspondiente a Galicia y al norte luso. “Por eso, se incorporarán los datos del aeropuerto de Oporto, Sa Carneiro, así como de los tres aeropuertos gallegos (Alvedro, Lavacolla y Peinador), reza en la documentación oficial.

A lo largo de 16 meses desde la adjudicación, que se prevé inminente, deberá aportarse munición para afrontar el diseño de la política turística gallega. La Xunta demanda conocer la “conectividad y capacidad aérea” del destino Eurorregión Galicia-Norte de Portugal, a pesar de que desde hace tiempo desistió de entrar en la guerra de rutas entre los aeropuertos gallegos, después de haber primado a la terminal compostelana de Lavacolla durante años.

La administración autonómica aspira a conocer la “capacidad y ocupación real” de los vuelos y un análisis de los precios de los vuelos desde los orígenes seleccionados y su evolución temporal, así como detalles como los días de anticipo con que se reservan los viajes y así “entender patrones de comportamiento”.

Compartir el artículo

stats