Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El retorno de emigrantes gallegos se desploma un 30% durante la pandemia

Dos personas se abrazan en la terminal de llegadas del aeropuerto de Peinador Alba Villar

Galicia envejece y el rural se vacía. Falta mano de obra, trabajadores en activo que ayuden a costear las pensiones de los mayores. La estrategia de la Xunta pasa por fomentar el retorno a la comunidad, no solo de los emigrantes, sino también de sus hijos y nietos. Sin embargo, la pandemia ha desplomado los flujos de retorno de la diáspora. En 2020 regresaron a Galicia 4.198 gallegos procedentes del exterior, un 30 por ciento menos que el año anterior y la cifra más baja de los últimos cinco años.

El Gobierno gallego llegó a idear una estrategia para facilitar el retorno de emigrantes a la comunidad. La Estrategia Retorna se aprobó en 2018 y un año después se abrieron oficinas de ayuda al retornado en las cuatro provincias gallegas.

Fue, de hecho, en 2018 cuando se alcanzó el pico de retornados con 7.184 gallegos, según los datos del Ministerio de Trabajo y Economía Social. Sin embargo, al año siguiente la cifra se redujo ya un 16 por ciento hasta los 6.021. La llegada de la pandemia y las restricciones a la movilidad terminaron por hundir la llegada de gallegos procedentes del exterior hasta los 4.198, un total de 1.823 menos que un año antes.

El mayor contingente de retornados procede del centro y sur de América (2.030) y otros 1.102 llegaron desde países europeos no integrados en la UE como Suiza o Rusia. A Coruña fue la provincia a donde regresaron más emigrantes: un total de 1.764. Se asentaron en Pontevedra otros 1.369, mientras que a Ourense llegaron 738 y a Lugo solo 307.

En los últimos tres años retornaron en total a la comunidad 17.400 gallegos procedentes del extranjero, según las estadísticas del Gobierno. La Xunta, sin embargo, elevó esta cifra a 22.000 emigrantes al hacer balance de la Estrategia Retorna pues incluye a las últimas generaciones de descendientes de gallegos.

La crisis sanitaria generada por el COVID, que ahora se enfrenta a una nueva amenaza con la aparición en Sudáfrica de la variante ómicron, complica, sin embargo, la estrategia de retorno de la Xunta. El desplome de las cifras de emigrantes que regresaron a la comunidad en 2020 así lo atestigua.

La Xunta incentiva el regreso de emigrantes y pide al Gobierno que elimine trabas

Pero la pandemia no es el único factor que desincentiva la llegada de más gallegos de la diáspora. O, al menos, así lo cree la Xunta que ha pedido al Gobierno que elimine las trabas el retorno de emigrantes.

En una misiva remitida al ministro de Inclusión Social y Seguridad Social, José Luis Escrivá, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, le reclama que ponga en marcha planes específicos para favorecer el acceso de los emigrantes retornados a una vivienda, la agilización del procedimiento de homologación de títulos universitarios obtenidos en el exterior y la reducción y agilización de trámites de concesiones de permisos de residencia y trabajo a los cónyuges y descendientes que no tengan la nacionalidad. La Xunta también demanda al Gobierno que elimine las “desigualdades” con las que la legislación estatal graba en materia tributaria a los emigrantes retornados.

La Xunta, dentro de su Estrategia Retorna, contempla un paquete de ayudas para facilitar la vuelta al retornado como subvenciones de hasta 3.900 euros para hacer frente a causas sobrevenidas o 1.000 euros por niño para las familias con hijos menores de edad que retornen a la comunidad.

Según el balance del Gobierno gallego, estas medidas facilitaron el retorno de 22.000 personas con una edad media de 36,9 años. De hecho, el plan supuso la incorporación de más de 10.000 alumnas y alumnos procedentes del extranjero que forman parte de una familia retornada que ingresaron en el sistema educativo gallego.

Compartir el artículo

stats