Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pandemia propulsa el gasto público en I+D

El laboratorio de Pharmamar. Susana Vera

A pesar de la importancia del I+D para ganar competitividad y favorecer el progreso, el gasto público en investigación ha permanecido estancado en Galicia desde hace años. Y ha tenido que llegar una pandemia para que se tomara conciencia de su alcance. Sin la ciencia no se podría abordar la lucha contra el COVID. Y eso ha servido de acicate para que las administraciones abran el bolsillo. En 2020 la inversión pública en I+D creció un 15 por ciento hasta los 98,4 millones de euros. Es el mayor incremento registrado desde que hay registros en los últimos siete años.

Las administraciones públicas incrementaron así en 2020 en 13 millones su gasto en investigación y desarrollo. También las universidades elevaron su inversión hasta los 214,4 millones de euros, casi cinco millones más. Por el contrario, el sector privado, que hasta ahora tiraba del carro del I+D en Galicia, se vio afectado por la parálisis económica debido a la pandemia y redujo, por primera vez en cuatro años, su aportación pasando de los 329,9 millones gastados en 2019 a los 326 millones de 2020.

Gasto en i+d Hugo Barreiro

A pesar de la menor inversión de las empresas, el gasto total en I+D en Galicia creció en 14,3 millones hasta alcanzar en total los 641,6 millones de euros. Y ha sido gracias al mayor esfuerzo económico de las administraciones. Si en los últimos años su desembolso rondaba los 85 millones de euros, con la pandemia el gasto público en investigación dio un salto importante, según las cifras del Instituto Nacional de Estadística.

Proyectos

Los investigadores dedicados a buscar una vacuna o tratar el COVID empezaron a recibir más fondos públicos para sus trabajos. La Xunta, por ejemplo, concedió ayudas a varias investigaciones para la detección precoz y diagnóstico de coronavirus, así como a estudios sobre posibles tratamientos. Además financió proyectos para predecir la evolución de la pandemia mediante el uso de las matemáticas. E impulsó un proyecto piloto para la detección temprana de brotes de coronavirus en residencias a través del análisis de sus aguas residuales. El Instituto de Salud Carlos III, dependiente del Ministerio de Sanidad, financió también investigaciones en Galicia relacionadas con el COVID.

Este impulso permitió un crecimiento del gasto público en I+D superior al 15 por ciento en 2020. Fue el segundo mayor incremento del Estado. Solo en Castilla-La Mancha el crecimiento de la inversión de las administraciones en investigación fue mayor: de un 23 por ciento. Y se supera con creces la subida media nacional del 3,9 por ciento.

Pero además Galicia escala del sexto al quinto puesto como la comunidad con más gasto público en I+D. Las primeras son Madrid, Cataluña, Andalucía y Comunidad Valenciana.

Las administraciones públicas aportan, en todo caso, solo el 15 por ciento del gasto total en investigación y desarrollo en Galicia. En 2020 la inversión global en I+D en la comunidad autónoma se elevó un 2,2 por ciento hasta los 641,6 millones de euros. No todas las comunidades incrementaron el desembolso en actividades innovadoras. De hecho ocho lo redujeron.

Dentro del conjunto de comunidades, Galicia es la séptima con mayor volumen inversor en I+D. Madrid, Cataluña, Andalucía, País Vasco, la Comunidad Valenciana y Castilla y León están a la cabeza.

Sector privado

Las empresas aportan casi la mitad de la inversión en I+D en Galicia. Desde 2015, superados los peores años de la recesión económica iniciada en 2009, el sector privado fue incrementando paulatinamente su gasto en investigación. De hecho, en solo cuatro años disparó sus recursos en un 50 por ciento hasta alcanzar los casi 330 millones de euros en 2019. La pandemia interrumpió esta tendencia, aunque el descenso ha sido pequeño: solo un 1,1 por ciento menos.

Las universidades son otro motor importante para la investigación. Su gasto en I+D observa un crecimiento sostenido desde 2016 que se ha mantenido con la pandemia. Los 214,4 millones de euros invertidos en 2020 son 33 millones más que los que aportaba hace cuatro años.

Pero no solo aumentaron los fondos en investigación, también ha crecido la cifra de investigadores. En Galicia trabajan a tiempo completo 6.919 científicos, la mayoría en las universidades (3.123), mientras que las empresas tienen contratados a 2.909 y las administraciones públicas cuentan en nómina con otros 860.

A pesar del incremento de recursos para I+D aportados por las administraciones, la cifra de investigadores de la red pública apenas ha crecido respecto en 2019. Tampoco hubo un gran aumento en las universidades que pasan de 3.102 a 3.123. Sin embargo, las empresas, a pesar de reducir el gasto en I+D, cuentan ahora con 178 investigadores más respecto a antes de la pandemia.

Compartir el artículo

stats