Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El BNG, en fuera de juego en Madrid

Lastra, a la izquierda, y Pontón, tras firmar el acuerdo de investidura en 2020. | CHEMA MOYA/EFE

Por segundo año consecutivo, el BNG no apoyará los presupuestos generales del Gobierno de coalición PSOE-Unidas Podemos, mientras formaciones con un asiento único en el Congreso, como ellos, se suben a ese barco que permite encarrilar la legislatura y amarrar cesiones de Madrid. El discurso del Bloque sobre su utilidad en la arena estatal se compromete, aunque de fondo aflora la competencia electoral entre dos aliados condenados a entenderse y a luchar por el electorado progresista en Galicia.

“Un diputado logra beneficios prácticos para los gallegos”, presumió Ana Pontón el 3 de enero de 2020, cuando viajó a Madrid para firmar con la socialista Adriana Lastra el acuerdo de investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno. A las puertas de las autonómicas, el Bloque azuzaba su discurso: “somos útiles”. En aquel documento, aparecían rebajas en los peajes de la AP-9 y el traspaso de su titularidad, así como medidas para recuperar la actividad del naval en Vigo o modernizar la red ferroviaria.

El BNG vivió meses después sus mejores elecciones autonómicas, con 19 escaños frente a los 14 en que quedó estancado el PSOE. Muchos de los acuerdos de investidura siguen en el cajón, pero desde entonces el Bloque parece haber perdido oportunidad de sacar réditos a la necesidad de apoyos del Gobierno de coalición.

El año pasado no apoyó los presupuestos y en esta ocasión se abstendrá, decisión que no afectará a una aprobación garantizada por el Ejecutivo, gracias al apoyo de ERC, PDeCAT, el previsible del PNV, Más Madrid y cuatro formaciones que solo tienen un diputado, igual que el Bloque: los valencianos de Compromís, Nueva Canarias, el Partido Regionalista de Cantabria y Teruel Existe. Esta última logró 13 acuerdos mediante transacciones, mientras los canarios obtuvieron 145 millones adicionales. Compromís, por ejemplo, cazó 26, además de un compromiso para mejorar la financiación de Valencia, donde gobierna el PSOE.

En un escenario en el que las encuestas comienzan a vislumbrar la opción de que surjan candidaturas similares a las de Teruel Existe y fraccionen más el Parlamento, el Bloque ve comprometido su mensaje de utilidad, si bien la enmienda de ERC para que las lenguas cooficiales tengan una cuota mínima audiovisual contó con su aportación.

Galicia obtendrá casi 1.100 millones de euros en inversión de los presupuestos, siendo la comunidad con mayor incremento de gasto. “Es mejor que el año pasado, pero es que el año anterior eran discriminatorios. El PSOE no estuvo dispuesto a avanzar en cuestiones claves”, justifica su abstención ante las cuentas estatales para 2022 Néstor Rego, el único diputado del Bloque en el Congreso.

Sus condiciones fueron dos: la intervención de la planta de Alcoa en A Mariña –medida planteada por Podemos el año pasado, por cierto– y el impulso de la red de cercanías en Galicia. “Somos la única comunidad sin ese servicio. También pedíamos un centro para la recuperación del naval en Vigo, por ejemplo”, añade Rego, que celebra el incremento de fondos, pero alerta de que “no hay soluciones a problemas graves” para Galicia, como la desindustrialización.

Enfrente, el PSOE, con el que gobierna cinco ciudades y tres diputaciones, le afea al Bloque resistirse al pacto. “Si Rego dijo que con una sola enmienda que apoyásemos, votaría a favor de los presupuestos, no entendemos por qué no los apoyan. Son excelentes para Galicia”, alega el socialista pontevedrés Guillermo Meijón, compañero de hemiciclo. “Parece que buscan una excusa para decir que no”, añade.

El contexto político permite la analogía con la sociedad líquida, de Bauman: un entorno sin certezas, cambiante y al que es necesario adaptarse constantemente. Cs está en la UVI, Vox crece y condiciona cualquier opción de gobernar del PP y la coalición PSOE-UP puede rondar los 190 apoyos a sus presupuestos incluso sin el Bloque. Pero, ¿quién sabe mañana?

“Nuestro voto va a seguir siendo necesario. No se trata solo de los presupuestos, sino de más cosas. La actual mayoría es voluble y variable. El Gobierno ya ha perdido votaciones, como cuando quiso incautar los remanentes de los ayuntamientos”, advierte Rego.

Las encuestas comienzan a introducir un nuevo elemento en el mapa político estatal de cara a las elecciones generales de 2024: la posible irrupción de movimientos análogos a Teruel Existe, que rompan aún más el tablero del imperfecto bipartidismo estatal que saltó por los aires tras la crisis financiera de 2008. El propio presidente de Aragón, el socialista, Javier Lambán, alertó esta semana del peligro del auge de “cantonalismos” que hagan ingobernable España.

El sistema electoral y el método D’Hont precisamente benefician a PP y PSOE, pues se reparten pocos escaños en muchas provincias y a los pequeños partidos se les complica traducir en sillones sus votos. Aun así, el BNG ve cómo sus 120.456 apoyos no sirven para agarrar un pedazo más grande de la tarta presupuestaria, como sí sirvieron los 19.761 de Teruel Existe o los 124.289 de Nueva Canarias.

El panorama pone en riesgo el mensaje del BNG de “ser útil en Madrid”, pero para la organización evidencia también que su precio será caro. Entienden que se trata de una estrategia socialista. “Es un castigo al BNG porque no nos quieren reforzar en Galicia, pero acaban castigando a los ciudadanos”, alega un miembro de la cúpula frentista, que atisba una oportunidad: “La gente verá que solo se consiguen cosas si tenemos fuerza para presionar, así que en lugar de uno, verán que necesitamos cinco diputados”.

La otra izquierda asiste a la función. “El voto favorable a los presupuestos no debe de ser un regalo del BNG. Los recursos aumentan, pero aquí hay más problemas estructurales que no se solucionan”, percibe un exmiembro de En Marea, la fuerza que llegó a liderar la oposición gallega entre 2016 y 2020 y que desapareció. “El telón de fondo es la competencia que existe entre PSOE y BNG aquí”, zanja.

Las claves

H PSOE y BNG gobiernan en coalición donde pueden, pero también compiten a nivel autonómico: el primero tiene 14 diputados y el Bloque, 19.

1 Aliados y rivales electorales

H Los 155 diputados de PSOE y UP lograrán el apoyo a las cuentas estatales de nueve formaciones. Cuatro tienen un parlamentario cada una.

2 El Gobierno sella una mayoría estable

H El BNG alega que no apoyar la intervención de Alcoa ni crear un tren de cercanías impidieron su voto a favor de los presupuestos.

3 Alcoa y el cercanías, choques claves

Compartir el artículo

stats