Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La propuesta de padres y profesores para reorganizar el calendario escolar

Reunión del conselleiro de Educación con sindicatos. | // XOÁN ÁLVAREZ

Padres de alumnos y profesores reclaman a la Xunta que reorganice el calendario escolar y prolongue las clases hasta finales de junio para que los alumnos no pierdan esas semanas tras suprimirse las recuperaciones extraordinarias de la ESO previstas para ese mes. Eso obligaría a retrasar también los exámenes ordinarios que estaban marcados para finales de mayo. Defienden que tras un año de pandemia los estudiantes “no se pueden permitir el lujo” de prescindir de esos días de clase y además les permitirá completar con más desahogo los contenidos del currículum escolar.

Así, se lo transmitieron ayer padres y profesores a la Consellería de Educación en su ronda de contactos con representantes de la comunidad educativa para conocer su postura antes de reorganizar el curso escolar tras la decisión del Gobierno de suprimir, con el curso empezado, los exámenes de recuperación en la ESO.

A partir de ahora, en aplicación de la Lomloe, los alumnos podrán pasar de curso si así lo decide el equipo docente aunque tengan materias suspensas y, por lo tanto, ya no habrá exámenes de recuperación.

Calendario

En Galicia se preveía acabar el curso el 6 de junio para los alumnos que aprueben todo y se fijaban exámenes de recuperación hasta el 22 de junio. Sin embargo, ahora, al suprimirse esas pruebas extraordinarias se desbarata el calendario escolar.

“Se deben prolongar las clases. Hay que reelaborar el calendario y aprovechar ese tiempo”, defiende el presidente de la Confapa, Rogelio Carballo. En su opinión, era ya una anomalía que la evaluación extraordinaria “se metiese en el periodo ordinario del curso”.

Tal y como estaba hasta ahora el calendario escolar, con la previsión de finalizar las clases en mayo, “el tercer trimestre se quedaba en nada”, tal y como lamenta la vicepresidenta de la Confederación de Anpas, Isabel Calvete. “Tenían que apurar mucho los currículos, casi no daba tiempo a darlo todo”, defiende. Por eso, cree que disponer ahora del mes de junio para ampliar las clases permitirá que los alumnos “no vayan tan apurados” para cumplir la programación de contenidos.

Se deben prolongar las clases. Hay que reelaborar el calendario y aprovechar ese tiempo

decoration

Desde ANPE su presidente, Julio Díaz, está de acuerdo y reclama a la Consellería de Educación que convoque una mesa sectorial para reorganizar el calendario escolar. “Hay que darle contenido a ese fin de curso. No podemos permitirnos el lujo, sobre todo tras un año de pandemia con clases suspendidas, de prescindir de esas semanas para reforzar contenidos a los estudiantes”, señala.

Sin embargo, ANPE lamentó que Educación aún no les trasladara ninguna propuesta concreta. Padres y profesores demandaron también a la Xunta que se fijen unos criterios comunes a los equipos docentes para decidir cuando un alumno puede pasar de curso con asignaturas suspensas. “Nos preocupa que no haya uniformidad”, señala Rogelio Carballo.

No podemos permitirnos el lujo, sobre todo tras un año de pandemia con clases suspendidas, de prescindir de esas semanas para reforzar contenidos a los estudiantes

decoration

Por otro lado, los padres de alumnos subrayan la necesidad de detallar los refuerzos para los escolares con dificultades. Desde la Confapa se propone que los planes PROA sean obligatorios para todos los colegios. Isabel Calvete advierte de que ya en el primer trimestre del curso la Xunta sabe qué alumnos van a necesitar esos apoyos y, sin embargo, aún no se han concretado. También la CIG reclama más fondos, ampliar claustros y el acompañamiento y refuerzo al alumnado. Este sindicato defiende el sistema de evaluación previsto en la Lomloe, pero no está de acuerdo con que se haya adelantado a este curso la supresión de la recuperaciones.

Tras reunirse ayer con organizaciones sindicales y asociaciones de padres, el conselleiro de Educación, Román Rodríguez, explicó que la Xunta trasladará su postura en la Conferencia Sectorial de Educación, que se celebrará mañana, y a partir de ahí configurarán la organización educativa hasta final de curso.

“Hay que avanzar en una solución común para blindar los criterios de calidad de la enseñanza gallega”, esgrimió, al tiempo que cargó contra la “improvisación” del Gobierno, que provoca “confusión y desorganización”.

Compartir el artículo

stats