La Audiencia Provincial de A Coruña anuló una multa de 2.166 euros impuesta a un ciudadano por un juzgado de lo penal por desobedecer a los agentes que le requirieron que regresase a su domicilio porque estaba incumpliendo el confinamiento decretado en el primer estado de alarma. Los magistrados creen que la Policía carecía de legitimidad tras anular el Tribunal Constitucional el estado de alarma.