Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Adrián Mosquera | Hematólogo. Investigador Fundación IDIS Instituto de Investigación Sanitaria Santiago
Adrián Mosquera Orgueira Hematólogo

“Un tratamiento personalizado del cáncer de médula podría dar 6 años más de supervivencia”

“La inteligencia artificial ayudará a decidir qué fármaco tumoral usar"

El hematólogo Adrián Mosquera. | // FDV

El encuentro “Inteligencia Artificial en Medicina: de las implicaciones a las aplicaciones” fue inaugurado ayer por el director científico del CiTIUS, Senén Barro; el conselleiro de Sanidade, Julio García y, en representación de la Fundación Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago (FIDIS), Adrián Mosquera. El hematólogo y médico especialista en Hemoterapia en el Hospital Clínico Universitario de Santiago, Adrián Mosquera es coordinador del grupo de investigación en genómica de Oncohematología.

Lidera un proyecto de investigación basado en extraer grandes cantidades de datos moleculares y clínicos de pacientes para generar modelos de inteligencia artificial que obtengan predicciones de supervivencia y respuesta a tratamientos de una forma totalmente personalizada.

–Aunque el factor humano seguirá siendo imprescindible, el futuro del medicamento ¿pasa por la incorporación de la inteligencia artificial?

–Los tumores hematológicos –el mieloma, los linfomas o la leucemia– son muy heterogéneos y tienen una evolución clínica a veces sorprendente. Fallamos a veces en la forma de medir la agresividad de la enfermedad y ahí entra la genómica y otras herramientas basadas en datos como la histología o la radiología, que nos ayudan a determinar mejor cómo se va a comportar ese tratamiento en el futuro, o incluso nos ayudan a seleccionar los más adecuados.

"Un genoma, que tiene 6,6 billones de pares de letras, puede adquirir un número tan grande de mutaciones como el número de estrellas del universo: casi infinitas y únicas para cada paciente"

decoration

Nuestro grupo de trabajo se centra en aplicar estas técnicas de información avanzada a fuentes de datos para generar modelos y predecir de forma personalizada cómo van a desarrollarse los tumores hematológicos, una vez elaborado el diagnóstico. Somos punteros a nivel de España en la línea que dirigimos –involucra a unas 20 personas– y tenemos colaboraciones con grupos estatales e internacionales. Ahora empezamos un camino de la mano de CiTIUS.

–¿Cómo se aplicará la IA en la práctica clínica?

–Cuando interpretamos un genoma, que tiene 6,6 billones de pares de letras, la cantidad de mutaciones que puede adquirir es tan grande como el número de estrellas del universo: casi infinitas y únicas para cada paciente.

Para nosotros es difícil hacer una estratificación de riesgo en base a una o un par de mutaciones: el cáncer se comporta de una forma caótica y compleja. El mejor modo que tenemos de interpretar esa información es introducirla en modelos de IA que desarrollan modelos que aprenden de la experiencia: si un paciente respondió bien o mal a un tratamiento son capaces de vincularlo con las alteraciones genéticas, bioquímicas... Y cada vez los modelos de IA son más precisos. Algunas técnicas se están estandarizando para aplicar en la vida real pero aún estamos en fase de investigación.

–¿Cuál es el objetivo último, conocer cómo se va a comportar un tipo de cáncer?

–Queremos estimar no solo cómo de agresivo es el tumor, sino cuál va a ser el tratamiento más eficaz. A veces encontramos tumores muy agresivos, pero que responden muy bien a un fármaco. Cuando tenemos diferentes estrategias de tratamiento, aunar los perfiles clínicos de los pacientes nos permitirá hacer una predicción más precisa de cómo va a funcionar.

Adrián Mosquera. Fdv

–¿De qué debaten exactamente estos dos días de jornadas?

–Abordaremos las aplicaciones de IA en Medicina, la personalización de tratamientos oncohematológicos. Hay empresas que ya tienen comercializados modelos de IA para medicina. Nosotros tenemos modelos pensados para mejorar la clasificación de riesgo en leucemia mieloide aguda, en linfocítica crónica, en linfoma folicular o en mieloma múltiple (que afecta a la médula ósea y que es uno de los tumores hematológicos más frecuentes).

El “Iacobus-50”, fue publicado en una de las mejores revistas del planeta este año [“Leukemia”, del grupo Nature] y tiene la potencialidad de identificar qué pacientes son más sensibles a qué tratamiento.

–¿Está estimado en cuánto se podría reducir la mortalidad si un día se aplican esas variables?

–Sería un cambio de paradigma. Depende de la situación y del tipo de tratamientos pero creemos que en un mieloma múltiple, un tratamiento más personalizado podría dar según nuestros datos hasta 5 o 6 años más de supervivencia. Aún hay que confirmarlo en estudios más largos y con otros grupos cooperativos. Pero es indudable que se puede dar más años de vida y mayor calidad de vida. Muchas veces los tratamientos se pautan por la toxicidad; introducir la IA representaría un salto cualitativo y cuantitativo.

"El aprendizaje automático de datos por parte de IA permite ya en muchos casos realizar diagnósticos con gran precisión y detectar patologías con escaso margen de error"

decoration

–¿En qué más ámbitos tiene un papel fundamental la IA?

–El aprendizaje automático de datos por parte de IA permite ya en muchos casos realizar diagnósticos con gran precisión, así como detectar patologías con escaso margen de error. El tándem formado por las tecnologías inteligentes y los especialistas en las distintas disciplinas médicas será una garantía de progreso.

– ¿Cómo de importante es la divulgación?

–La formación del personal sanitario es aún uno de los hándicaps y de ahí la importancia de este evento formativo: dar divulgación y formación para que se puedan ir adaptando a la revolución digital y que la utilicen para nuevos avances desde Galicia de forma activa.

Compartir el artículo

stats