Los 19 activistas por la memoria histórica denunciados en agosto de 2017 por la familia Franco después de la toma simbólica del pazo de Meirás para reclamar su devolución a la ciudadanía celebran hoy la noticia del sobreseimiento provisional y archivo de la causa abierta contra los conocidos como los 19 de Meirás por parte del juzgado de Instrucción número 2 de Betanzos. Aclaran que el auto de sobreseimiento provisional y archivo de esta causa no es todavía firme, pues cabe recurso por parte de los herederos del dictador, pero lo celebran como una "victoria" y se declaran "enormemente orgullosas e orgullosos" de lo que hicieron aquel agosto de 2017 con la ocupación simbólica del Pazo para denunciar "el expolio perpetrado por el franquismo" y reclamar "la devolución de todo lo robado al pueblo gallego", en palabras de su portavoz, Anxo Louzao.

"Aquella mañana de agosto un grupo de gallegas y gallegos, nacionalistas y demócratas, realizamos esta acción porque entendíamos que las instituciones públicas tenían que actuar para poner fin a más de 80 años de ignominia", subraya Louzao. "A día de hoy queda absolutamente demostrado que el pazo fue robado al pueblo gallego y que es absolutamente vergonzoso que los herederos de la dictadura sigan disfrutando de un patrimonio que fue expoliado", declara el portavoz de los 19 de Meirás.

"Corresponde que una vez que concluya el proceso judicial el Pazo sea transferido a la administración gallega y que el destino que se le dé sea el de honrar la memoria democrática del pobo gallego", reclaman los 19 de Meirás.