Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El BNG de Pontón: más verde y feminista

Sin competencia en el flanco nacionalista busca “ampliar base social” con mujeres y jóvenes | Asume el principio de no plásticos y hará talleres de empoderamiento para sus afiliadas

Ana Pontón, paseando con su hija, en una imagen de archivo. | // FARO

El BNG, con Ana Pontón al frente, logró en cuatro años pasar de 6 diputados a 19, superando el récord de 18 escaños del histórico Xosé Manuel Beiras. La gesta incluye la desaparición de la Cámara autonómica de En Marea, nutrida con los nacionalistas huidos de la formación frentista tras la Asamblea de Amio, el cónclave de la escisión, y el sorpasso al PSdeG con cinco escaños más que los socialistas. El domingo, en su XVII Asamblea Nacional, pretende dar un paso al frente y abrir una nueva etapa. Presentarse ante la opinión pública ya no como la fuerza líder de la oposición, que lo es, si no como la alternativa al PPdeG con opciones reales de ganar la Xunta. Para ello, los nacionalistas saben que deben “sumar fuerzas”, “ampliar base social”, según sus propias palabras. Deben ir más allá del voto nacionalista, pues, según el CIS, sólo el 4,5% de los gallegos se considera únicamente gallego. Además ya no tienen competencia en el caladero nacionalista tras el fiasco de En Marea. Este voto lo tienen amarrado. Así que deben ir a pescar a otros bancos, y de ahí el punto de inflexión que supone la tesis política que se aprobará el domingo en A Coruña.

Sin renunciar a la causa soberanista, ni mucho menos, la formación frentista abre una nueva etapa en la que se “propone enriquecer el proyecto y la alternativa del BNG” y así presentar un proyecto “ambicioso, riguroso y vanguardista”, y ahí surge un Bloque “más verde” y “más feminista”. No es que no lo fuera antes, es que ahora pone el foco en la cuestión ecologista y en la causa de la mujer. Quiere sumar dos banderas que le pueden ayudar a captar el apoyo de jóvenes y mujeres, sobre todo en las urbes. Con la baza, además, de que es la única formación liderada por una mujer.

Una simple comparación de la tesis política que el BNG aprobó en la Asamblea de 2017 y la del próximo domingo permite constatar como la causa medioambiental y feminista ganan peso en la formación nacionalista. Lo que hace cuatro años eran vagas referencias, ahora pasan a ocupar páginas enteras, sobre todo en el caso de la lucha contra el patriarcado.

En 2017, Pontón ya estaba al frente de la formación frentista. De hecho está a punto de iniciar su tercer mandato como portavoz nacional. Pero, en esta ocasión, parece que tras su reflexión sobre si seguir o no en el cargo, un gesto que se interpretó como un pulso interno con la vieja guardia, ha ganado autonomía, y el BNG ya no se viste en exclusiva el traje nacionalista. Nadie, ni dentro ni fuera del BNG, puede negar que la recuperación electoral de la organización se debe a la figura de Pontón, y en esta ocasión es ella y su joven equipo quien marca el rumbo.

En esta nueva senda, sin renunciar a su esencia soberanista, se propone ser “más ecologista” y así promete aplicar en el BNG el principio de no plásticos y firmar una cartera de deberes ambientales por parte de los cargos públicos y en las instituciones donde gobiernen. También “impulsará encuentros de carácter formativo con temática ambiental” y participará en “movimientos ambientales tanto a nivel nacional como comarcal”.

Para ser “más feminista”, el BNG ya prepara una amplia batería de medidas, desde un protocolo de actuación en caso de violencias machistas dentro del BNG, que se aprobará el domingo, hasta promover un mayor protagonismo de las mujeres dentro de la organización, pasando por talleres de empoderamiento para las mujeres nacionalistas, edición de una manual interno para detectar micromachismos, conductas sexistas y violencias invisibilizadas y simbólicas, o charlas para la militancia masculina para frenar prácticas patriarcales. Y, como no, “dar prioridad a la agenda feminista en el debate interno y en la práctica política” .

Compartir el artículo

stats