Los sindicatos estiman que el Servizo Galego de Saúde (Sergas) necesita mantener el "100%" del personal contratado por la pandemia, los últimos 700 acaban contrato entre noviembre y diciembre, "y más" trabajadores porque "faltan" en el sistema sanitario de Galicia.

Así lo han manifestado representantes sindicales después de que el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ratificase esta semana en el Parlamento gallego el objetivo de "mantener el 80%" del personal contratado por la crisis de la COVID-19 "una vez finalizada la pandemia".

Por parte de CIG-Saúde, María Xosé Abuín, ha manifestado que "debe de quedarse el que se necesita, que es el 100% o más", al tiempo que pregunta "por qué rebajan el 20% cuando la asistencia se incrementa".

"¿Por qué el 80 por ciento? ¿Cuál es el análisis del cuadro que permite que se quede ese 80%?", ha cuestionado, para recordar que, además, "hay una deuda de días importante del personal" que tienen pendientes de librar y que, en casos, se les deniegan por necesidad de servicio. "Alguno suspende el contrato para poder descansar", advierte.

En esta línea, por parte de UGT, Javier Martínez ha manifestado que "hace falta personal ahora mismo, no solamente cuando hay pandemia" y ha incidido en que ello se refleja en que "hay listas de espera en Atención Primaria".

Por ello, insiste en que "fuera de pandemia las debilidades y penosidades que se le achacaron" a ésta "siguen ahí", en el sistema sanitario gallego. "Hace falta este personal y más", ha recalcado en relación a los contratados por la crisis sanitaria debida a la Covid-19.

"Solución adecuada"

"Si rebajas personal no están aportando la solución adecuada", ha sostenido el portavoz de sanidad de UGT en Galicia, quien considera que "ahora tendría que crecer el personal". Además, ha recordado que existe "déficit de personal desde 2014".

En relación a la afirmación de la directora de Recursos Humanos, Ana Comesaña, de que la población de Galicia disminuye mientras que aumenta el personal, Martínez lo considera "un razonamiento desafortunado que no tiene nada que ver". Por ello, subraya que la plantilla "tiene que estar relacionada con la demanda, no sólo con los índices de mortalidad".

Por ello, ha apuntado que la necesidad de personal "se mide por servicios, por cuidados y bienestar", por lo que considera que "no es justificado" que solamente mantengan ese 80 por ciento. "Si quieres bienestar no podemos hablar del 80%, sino de cifras superiores del 100%", ha sentenciado.

También el responsable de sanidad en Comisiones Obreras, Javier González, ha lamentado que por parte del Sergas no se señale "qué tipo de contratación y para qué" se quedará ese personal contratado para afrontar la atención en la pandemia.

Con todo, ha afirmado que "lo esperado" era que "fuera enfermería" el grueso de personal que se quedase una vez finalicen los contratos por la pandemia. "Lo ideal es que fuera todo, porque falta personal", ha remarcado.

Por parte del Sindicato de Enfermería (Satse), su responsable en Galicia, Lourdes Carbajo, ha señalado que "si de las 750 enfermeras" con contrato por la pandemia se queda el 80% "no van a estar perfectamente" porque "el déficit de enfermeras sigue existiendo". "Esto está crítico", ha concluido.

Para Satse hacen falta más de 5.900 enfermeras en el Sergas, según estimaciones realizadas antes de la pandemia, de ellas unas 2.600 en la provincia de Pontevedra, 2.070 en la de A Coruña; unas 790 en la de Ourense y unas 430 en la de Lugo. Al respecto, explican que Galicia cuenta con 3,8 enfermeras por mil habitantes, lo que la sitúa en el número 13 de las 17 comunidades con menor ratio, mientras la media estatal asciende a 5,3.

SANIDADE Y SINDICATOS TRABAJAN EN "CONSENSUAR" UN DOCUMENTO QUE REGULE LA SELECCÓN TEMPORAL DE PROFESIONALES

La Consellería de Sanidade ha informado este sábado de que el departamento autonómico y las organizaciones sindicales (CIG, CCOO, CSIF, SATSE y UGT) "trabajan conjuntamente para conseguir un documento consensuado que regule los procedimientos de selección temporal durante los próximos cuatro años".

Así, según ha explicado Sanidade mediante un comunicado, la directora xeral de Recursos Humanos, Ana Comesaña Álvarez, ha presidido la constitución de la Comisión Técnica que se encargará de "confeccionar el nuevo pacto de selección de personal estatutario temporal del sistema gallego público de salud".

A este respecto, destacan que el sistema de listas cuenta con más de 80.000 personas inscritas, que pertenecen a 98 categorías y especialidades diferentes.

Durante la primera reunión, la Administración sanitaria ha presentado un borrador en el que se explica la regulación de los apartados I y II, relativos a las normas generales y a la selección de aspirantes. Destacan en este punto que el documento incorpora buena parte de las propuestas de mejora remitidas por las diferentes gerencias y organizaciones sindicales.

En esta misma línea, el departamento autonómico ha subrayado que el Sergas continúa trabajando en un nuevo modelo de gestión de llamamientos con la incorporación de nuevas tecnologías en esta fase. El objetivo es "dotar al proceso de contratación temporal de una mayor celeridad y agilidad, para dar así una rápida respuesta a las necesidades asistenciales que aparezcan", mientras se consigue además una mayor comodidad para el aspirante.

Contingente

El martes pasado la directora xeral de Recursos Humanos del Sergas, Ana Comesaña, explicó que en diciembre de 2020 se contrató a unos 1.200 profesionales por el COVID-19 con contratos diversos de seis meses, de los cuales quedan en vigor unos 600, que concluyen en noviembre y unos 140 de continuidad de un año que finalizan en diciembre.

Al respecto, por parte de la Consellería de Sanidade han puntualizado que "todavía" trabaja "la plantilla de enfermería del contingente Covid", que son los profesionales "que están administrando la tercera dosis" de la vacuna contra este coronavirus.

Tras ello, el miércoles Feijóo afirmó en el Parlamento de Galicia que el "objetivo es mantener el 80 por ciento" de "todo el personal sanitario" contratado durante la crisis, "una vez finalizada la pandemia".