Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una década de plurilingüismo con inglés

Un ejercicio en inglés en un centro plurilingüe vigués. FDV

Profesores y padres evalúan de forma dispar la implantación de la lengua vehicular inglesa

Pizarra digital, personajes que ‘enganchan’ y mucha pedagogía lúdica en inglés son las herramientas que usan en educación infantil las profesoras del CEIP Paraixal en Vigo, uno de los 61 centros educativos de la ciudad que cuenta con un modelo de enseñanza plurilingüe. Los ‘peques’ tienen tres sesiones de inglés a la semana: una propiamente por la materia de inglés, en la que aprenden vocabulario básico usando como base canciones y cuentos en inglés y otras dos sesiones ‘por plurilingüismo’, en las que trabajan las rutinas diarias “En inglés los recursos audiovisuales suelen motivar mucho; les gusta trabajar con canciones y a esas edades la mayor diferencia es de atención, no tanto de aptitud”, explica una profesora de inglés.

Pero, ¿qué ocurre con el modelo en Primaria y Secundaria? La demanda de colegios con varias lenguas vehiculares no deja de crecer. Un total de 465 centros educativos gallegos –42 de ellos son de nueva incorporación este año– forman parte este curso del modelo plurilingüe de la Xunta. Esta fórmula, que implica impartir un tercio del horario lectivo en lengua extranjera, comenzó a aplicarse hace ya una década, concretamente en el curso 2010-11 para las etapas de educación obligatoria, es decir, Primaria y ESO. Luego, a partir del curso 17-18, la Consellería de Educación lo amplió a las etapas Infantil (Plurinfantil), Bachillerato (Pluribach) y Formación Profesional (PluriFP). Ahora, que el plurilingüismo supera más de una década en las aulas, profesores de inglés y padres de alumnos revisan los resultados de este modelo y expresan inquietudes.

Uno de los centros que hasta ahora tenía una sección bilingüe y acaba de sumarse como centro público plurilingüe es el CEIP García Barbón, con 452 alumnos. “Estamos arrancando en 4º de Infantil y Primaria, con la idea de que en el futuro todo sea plurilingüe. Pretendemos introducir la lengua a través de la plástica y de forma interdisciplinar y así van aprendiendo conceptos básicos”, explica el director, Benito Gil Martínez. “Tenemos especialistas y profesorado acreditado con B1 y B2 en inglés: eso nos animó a hacerlo”, reconoce. A falta de las valoraciones trimestrales, “las primeras impresiones son positivas”, reconoce.

“Tenemos docentes acreditados B1 y B2 en inglés y por eso nos animamos este curso a plurilingüe”

Benito Gil - Dir. CEIP García Barbón

decoration

Sin embargo, en Primaria y ESO, usar material audiovisual para ‘llenar’ horas de Arts o el nivel de enseñanza de algunos profesores, que no dan íntegras en inglés las horas de docencia, inclina a algunos padres consultados a abogar por volver atrás. “Que se incrementen las horas de inglés semanales”, reflexiona el padre de un alumno de 4º de ESO de un centro plurilingüe concertado de Vigo, Esteban Rodeiro. “Estoy a favor de que se impartan en inglés las asignaturas más ‘fáciles’ porque de lo contrario, no aprenden ni el idioma, ni la asignatura”, comenta.

“El ‘conversador’ nativo es clave, pero elegiría más horas de inglés”

Esteban Rodeiro - Padre alumno 4º eso

decoration

Del medio centenar de colegios gallegos que quisieron este curso incorporarse a la Red de centros plurilingües de Galicia y fueron admitidos por la Consellería de Educación, la inmensa mayoría solicitó solo una materia para impartir en inglés. En la etapa de educación Primaria la elegida fue la educación artística (Plástica o Arts, como se conoce en inglés) en la práctica totalidad de los centros docentes, o educación física. En Secundaria, la educación física copó todas las solicitudes –menos una–. Los porqués están claros: los equipos docentes son conscientes de que el uso vehicular de la lengua inglesa no debe suponer una complejidad extra a la enseñanza de fórmulas o nomenclaturas en asignaturas de mayor exigencia o amplio temario.

Esa diferencia sí ha sido un fiasco en otras comunidades: casi 90 centros de primaria y secundaria de Castilla León, Castilla La Mancha y Navarra salieron del bilingüismo este año y están volviendo a dar las asignaturas en español por los problemas de aprendizaje de los alumnos. Allí, la normativa les obligaba a impartir Ciencias Naturales y Ciencias Sociales en inglés, o Biología. Pues bien, el léxico y la gramática de los libros de texto de ciencias iban más avanzados que los de la asignatura de inglés en cada uno de los cursos, por lo que los alumnos no tenían el suficiente nivel para interiorizarlo y tenían que “deglutir los contenidos”. Al final, el consejo escolar decidió que abandonasen el proyecto.

Otra de las diferencias entre autonomías es el nivel que se exige a los docentes para dar clase en la bilingüe. Mientras en Galicia se exige un B2, al igual que Asturias o Andalucía que piden un nivel intermedio, otras, como Madrid, requieren un nivel avanzado (C1).

“La mejora del nivel de los alumnos se da también por el esfuerzo externo de los padres”

Iria Bueno - Madre en Primaria y Eso

decoration

Ahí apuntan, precisamente, los dardos de muchos padres y madres preocupados por el nivel de la enseñanza en inglés que reciben sus hijos. Iria Bueno es madre de dos alumnas de un centro concertado vigués y lamenta que la calidad de la enseñanza de lengua inglesa en Arts es mejorable. “Un claustro envejecido de profesores, cuyo nivele de inglés no es bueno conduce al final al uso herramientas como audiovisuales o películas en inglés para paliar las carencias. ¿No será contraproducente?”. La misma madre apunta a que la mejora del nivel de inglés de los más pequeños (también a nivel oral) se produce gracias a un mayor esfuerzo por parte de los padres por motivar el conocimiento. Incluso pagando clases privadas de conversación o extraescolares a los niños.

“Lo tenemos instalado ya en toda la Primaria y el resultado es bueno”

Claudia - Prof. Colegio Niño Jesús

decoration

En el Colegio Niño Jesús fueron implantando Sciences y Arts progresivamente en 2015. “Coincidió que en nuestro colegio estábamos tres profesoras con el certificado B2 en exámenes de Cambrigde, lo que nos permitía dar las materias en inglés”, explica la profesora Claudia. De todos modos, para la docente ahí entra la creatividad del profesor a la hora de diseñar las clases: “Tú usas el idioma extranjero para que los niños adquieran conocimientos no lingüísticos, así que introducimos a un tutor que habla en galego o castellano... todo un trabajo interdisciplinar, que involucra a todo el profesorado”, razona. “En nuestro caso, los resultados están siendo positivos tanto por parte de alumnos como de sus padres, ahora que tenemos una experiencia a largo plazo porque los que arrancaron el proyecto plurilingüe están hoy en ESO,”, añade Claudia.

Entre las medidas más valoradas por los padres están las conversaciones con nativos que se desarrollan en los centros. “En el Colegio Monterrey de Vigo mi hijo tiene un conversador irlandés, con el que hablan una o dos horas a la semana y ese sistema subsana, en mi opinión, la otra parte más encorsetada y hace que los chicos se suelten”, asegura otro padre. De hecho, la Xunta anunció la contratación de 453 auxiliares de conversación en este curso académico,.

¿Cómo medir el aumento de nivel de inglés entre el alumnado de centros plurilingües? A diez años vista de la implantación del sistema, se podría hacer balance. Pero los datos no abundan. Entre los que facilita la Xunta están los de los alumnos de centros plurilingües que superaron una prueba de certificación de nivel –a la que se presentaron voluntariamente–: fueron 391 alumnos, el 84% de los que se presentaron a los exámenes en 2018.

Compartir el artículo

stats