Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Zulema Varela Científica que comparece hoy en el Congreso por la reforma de la Ley de la Ciencia

“Perdemos medio millón de euros en cada investigador que se va al extranjero”

La bióloga Zulema Varela Río en una estancia postdoctoral en la Patagonia chilena FDV

Dos representantes de InvestiGal, la Rede Galega por la investigación –las investigadoras Zulema Varela y Vanessa Valdeiglesias– están citadas esta tarde en el Congreso de los Diputados por la subcomisión que aborda la modificación de la Ley de la Ciencia. Zulema, bióloga ourensana formada en la ‘cantera’ de la Uvigo, es investigadora postdoctoral ahora en la USC. Concretamente, su trabajo se centra en contaminación atmosférica: estudia cómo usar a los árboles como filtros verdes. Pero en siete meses su contrato se acaba y su futuro es aún incierto. Así, el de centenares de científicos en España.

La investigadora Vanessa Valdiglesias, que realiza su trabajo en la Universidad de A Coruña. Fdv

Las propuestas que hoy lleva InvestiGal ante los partidos del arco parlamentario apoyarán a las ya presentadas por la Coordinadora Marea Roja de la Investigación ante la Secretaria General de Investigación, Raquel Yotti.

–¿Cuáles serán los pilares de su intervención ante los responsables políticos?

–Tiene dos partes bien diferenciadas. En primer lugar, exponemos la realidad de la carrera de investigadora, pues como denunciamos desde la creación de Investigal en febrero de 2020, esta es cada vez más complicada debido a la falta de inversión y de políticas firmes de retención y captación de talento, que en última instancia se traducen en una fuga de cerebros constante.

–¿Tienen cifras del ‘volumen’ de esa fuga?

–Hay dos fugas de cerebros: una que se produce entre los investigadores postdoc, para formación, y otra para continuar con su investigación. En suma, es una fuga permanente. En los últimos 10 años, se leyeron 121.000 tesis en Universidades españoles, mientras que las ayudas a contratos postdoc del ministerio fueron 1.988. A esas hay que sumar las concedidas en comunidades como Galicia, pero que, como mucho, sumarán unas 3.000. Estimamos que se pierde medio millón de euros en cada investigador que no se consolida, que se va al extranjero o abandona la carrera investigadora después de su postdoc –entre ayudas públicas para financiar su salario y gastos asociados al proyecto de investigación–. Somos excelentes exportadores de personal investigador altamente cualificado [ironiza].

Somos excelentes exportadores de personal investigador altamente cualificado

decoration

–¿Afecta más a los investigadores vinculados con ciencias exactas, a STEM en general?.

–A todos los niveles. Y se traduce en un sistema de I+D+i débil. La principal causa de estas circunstancias es la falta de inversión, que es muy reducida y no permite el desarrollo y fortalecimiento de nuestro sistema. Según los últimos datos oficiales (año 2019), España solo invierte el 1,24% de su PIB en I+D+i, cuando la media europea es del 2,11%. Una cifra que aún se hace más pequeña si tenemos en cuenta que el objetivo de 2020 era llegar al 3%.

España solo invierte el 1,24% de su PIB en I+D+i, cuando la media europea es del 2,11%

decoration

–¿Es esta Ley de Ciencia el último tren que no se puede perder?

–Presentamos algunas propuestas para mejorar nuestro sistema de I+D+i, pues creemos que las reformas de las leyes de la Ciencia y de Universidades deben ser un punto de inflexión y se presentan como una buena oportunidad para atajar la mayor parte de los problemas que tiene el sistema en España.

–¿Qué propuestas llevarán?

–El principal cambio que consideramos es tener una nueva mentalidad que apueste realmente por el I+D+i como motor económico y social, y creemos que pasa por definir una carrera investigadora para todos los ámbitos, desde tecnólogos, personal técnico de apoyo, personal gestor, investigadores del Sistema Nacional de Salud, y personal de investigación en OPIs y universidades. Y que se garantice una estabilización a medio plazo. Dentro de esta propuesta, por ejemplo, creemos que habría sentido disponer de una nueva figura de investigador dentro de las universidades, sin necesidad de estar asociados a las necesidades docentes.

–¿Y cómo hacerlo?

– Como otras asociaciones reclaman, nosotras también pensamos que se debería cubrir un porcentaje de las nuevas plazas de profesorado o investigadores estables con investigadores procedentes de los programas más avanzados de estabilización, como el actual Ramón y Cajal o el futuro tenure track. Y que las personas que logren alcanzar esa figura, tengan un contrato indefinido, antigüedad…

–Otras propuestas son, digamos, más burocráticas.

– Solicitamos la creación y cumplimento de calendarios estables de convocatorias y resoluciones, incluyendo una reducción en los plazos de las resoluciones, o la simplificación de ciertos trámites, como la implantación de un formato de currículo unificado, que sea válido para todas las convocatorias y organismos del Estado.

–¿Qué les provoca a los grupos de investigación que no se conozcan con antelación esos plazos ?

–No contar con presupuesto para continuar la investigación mientras están pendientes de resolución, o no contratar a más personal. Añadimos una petición de transparencia en las evaluaciones, pues hay muchas con alto grado de subjetividad o cuyos criterios de puntuación de méritos no están claros.

Compartir el artículo

stats