Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El verano hotelero de los 103 millones de euros

Turistas el pasado verano en Santiago de Compostela Xoán Álvarez

Si los datos del mes pasado permitían confirmar que el sector turístico gallego hacía su agosto al dejar la pandemia atrás y recuperar cifras propias de niveles precovid, el balance final de la estación estival (julio y agosto) no empaña la fotografía: “se estima” que el sector hotelero gallego ha obtenido unos ingresos totales próximos a los 103 millones de euros este verano, lo que supone, según señala la Xunta de Galicia en un informe a partir de los datos del Instituto Nacional de Estadística, “un máximo de la serie histórica”.

De hecho, la cantidad superaría en cinco millones el dato del que presumía el Ejecutivo autonómico en 2019, cuando el coronavirus todavía no era ni una amenaza. Un año después de la celebración llegaba la mala noticia y la crisis y los ingresos caían a los 54,6 millones. Sin embargo, este año casi se ha duplicado esa cuantía.

Ya agosto prometía y ahora el balance global consolida los datos y una recuperación “notable” que, señala el análisis, se iniciaba ya en marzo y que los hosteleros esperan prolongar, tal y como manifestaron a este diario, durante la primera quincena de septiembre. Galicia se sitúa de segunda en el ranking de recuperación de la demanda si se consideran los números antes del COVID.

Detrás de las buenas cifras de los hoteles están cerca de 1,2 millones de viajeros alojados y algo más de 2,6 millones de noches, un 74% y un 72% más, respectivamente, que un año atrás. Suponen un volumen del 95% de los movimientos que se producían en 2019, pero están en la línea de los valores “propios” de Galicia en el último lustro.

Tanto gallegos como ciudadanos del resto del Estado o extranjeros se animaron más a hacer las maletas con destino a Galicia. Aun así, hay diferencias entre ellos y el informe proclama que “casi” dos de cada tres noches hoteleras de este verano se corresponden al mercado nacional procedente de fuera de Galicia, proporción, enfatiza, “nunca antes vista” en la comunidad. Los extranjeros absorben solo el 10% de la demanda, un “mínimo” histórico, similar al pasado año.

Turistas y peregrinos ante la Puerta Santa en Santiago de Compostela Xoán Álvarez

Pero los números que explican la extraordinaria cifra de ingresos no son solo viajeros y pernoctaciones, sino también la tarifa media por cuarto y la rentabilidad. Ambas alcanzaron también los dígitos más altos, incide el documento. En concreto, las tarifas hoteleras se sitúan, según el balance, en 75,3 euros, lo que supera en un 11% el dato de los dos últimos años.

Así, “el buen comportamiento de la demanda”, constata el informe, “sucede, por tanto, en un contexto de subidas importantes de las tarifas hoteleras de la comunidad”. Del mismo modo, añade que “el buen comportamiento de la demanda y de los niveles de ocupación”, en ese contexto de tarifas más generosas, conducen a que este verano los establecimientos hoteleros gallegos mejoren “notablemente” los niveles de rentabilidad. En concreto, el parámetro de ingreso medio por habitación disponible se sitúa en 48,3 euros, el mejor dato de la serie. Los niveles de rentabilidad superan en un 76% la cifra de 2020. Con todo, la media del conjunto del Estado es de 68,9 euros.

Compartir el artículo

stats