Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Más Bachilleratos donde elegir y otra estructura para la ESO

Alumnos en el acceso a un instituto. | // FERNANDO CASANOVA

Cuando se aprobó la Lomloe, ya estaba previsto que el Bachillerato se diversificase y que a las opciones actuales se sumase la de un Bachillerato General. No obstante, el plan del Gobierno central es ahondar en esa diversificación. En el documento de organización educativa del Bachillerato que debatirá mañana con las comunidades en el Consejo General de Educación, explicita cinco tipos: a los ya conocidos de Ciencias y Tecnología y de Humanidades y Ciencias Sociales, se sumaría la división en dos del Bachillerato de Artes, uno de Música y Artes Escénicas y otro de Artes Plásticas, Imagen y Diseño, además del ya previsto General. Asimismo, el Ministerio de Educación contempla la inclusión de nuevas materias, igual que en la ESO, donde suprime los itinerarios, de modo que se permite a los estudiantes decidir si cursan FP o Bachillerato al finalizar 4º.

En Bachillerato –para el que se abre la posibilidad de ser cursado en tres años y no en dos, como ahora– se incorporarían materias, como Ciencias Ambientales o Tecnología e Ingeniería, entre otras, mientras las Matemáticas, e incluso el Dibujo Técnico, se desdoblan en niveles según la orientación futura del estudiante de cara a la universidad. Historia de la Filosofía será ahora (según la propuesta) una materia común en 2º de Bachillerato y Filosofía sigue en 1º.

ESO

En el caso de Secundaria, lo que propone el Ejecutivo central es que los estudiantes de 1º a 3º cursen “Educación en valores cívicos y éticos” en uno de los cursos y también al menos en uno “Tecnología y digitalización”. El plan del Ministerio es seguir la nueva ley e incluir como opcional un “trabajo monográfico, proyecto interdisciplinar o proyecto de colaboración con un servicio a la comunidad”. En el último año, , les tocarían “Valores cívicos” si no los han cursado antes y Matemáticas, A o B, aparte del resto de materias comunes y de tres optativas que deberán elegir entre diez, entre ellas Biología y Geología a Formación y Orientación Personal y profesional, Latín, Segunda Lengua Extranjera o Economía y emprendimiento.

Recuperaciones

Con la entrada en vigor de las condiciones para promocionar y titular de la Lomloe, en teoría este curso dejaban de estar contemplados los exámenes de recuperación en secundaria, lo que provocó las quejas de comunidades como Galicia, que lo consideraron “una barbaridad” sin sentido. No obstante, el Gobierno ha decidido conceder una moratoria a los ejecutivos autonómicos para dejar, por el momento por este curso, la decisión de mantenerlos o eliminarlos en sus manos. Así lo confirmaban ayer desde el Ministerio de Educación después de que su titular, Pilar Alegría, lo avanzase en una entrevista.

Fuentes del Gobierno han explicado a que, pese a que el proyecto de Real Decreto que regula la evaluación, promoción y titulación en Primaria, Secundaria, Bachillerato y FP no va a experimentar cambios con respecto al criterio de no hacer explícitas las recuperaciones en ESO, aunque sí en Bachillerato, como el curso ya ha arrancado y la normativa entraría en vigor durante el año académico, sí prevé incluir una disposición transitoria que, sin modificar el articulado, posibilite a las comunidades decidir si suprimen o no las convocatorias, informa Europa Press.

Qué hará Galicia

Galicia ya había anunciado su voluntad de aguantar este tipo de exámenes. De hecho, la Consellería de Educación, que recibió desde el primer momento entre críticas la propuesta y que ahora entiende que el Ministerio da “marcha atrás”, sigue defendiendo que su “idea” es “mantener los exámenes de recuperación”.

Así que, en principio, y a falta de que se concrete la normativa, como apostillan desde la Xunta, el calendario escolar de la comunidad gallega estableció, y que por primera vez incluye adelantar a junio las pruebas que tradicionalmente tenían lugar en septiembre, aguantaría cómo se concibió. Los estudiantes de ESO se encuentran en los niveles educativos afectados por el avance de las pruebas, junto a 1º de Bachillerato y de FP Básica.

Desde la Xunta insisten en tachar de “ambiguo” el proyecto de normativa que establece las nuevas reglas y a él se remiten, a la espera de comprobar cómo se concrete. Les tocará aguardar, lo mismo que al resto de la comunidad educativa, hasta finales de octubre o principios de noviembre, que es cuando el Ministerio de Educación prevé publicar la versión oficial del Real Decreto.

Además de Galicia, han trasladado su intención de aguantar este año los test, entre ellas Murcia, Andalucía o Canarias, mientras que se han decantado ya por apartarlos en la Comunidad Valenciana o en Cataluña. En otros casos, la decisión aún no está tomada, como en Euskadi, Baleares, Aragón, Asturias o La Rioja.

Compartir el artículo

stats